Restaurantes cambian la carta por la ‘tablet’

Los menús electrónicos basados en pantallas táctiles han venido ganando terreno en todo el mundo. Empresa colombiana ya los ofrece.

Los gurús gastronómicos se inventaron el concepto dining experience para hablar de las tendencias que hacen del buen comer un asunto que va más allá de sabores y olores. Y eso es lo que propone el menú electrónico, un gadget que toma cada vez más fuerza en restaurantes de Europa, Japón y Estados Unidos y que permite a los comensales ver la carta en una tableta o en una pantalla táctil, saber cuántas calorías tiene cada plato, hacer el pedido, jugar o chatear mientras llega la orden y hasta compartir en Facebook la foto del manjar elegido.
La empresa israelí Conceptic fue pionera en el desarrollo de estos menús ‘inteligentes’, que comenzó a instalar en el 2007 en unos cuantos pubs y restaurantes familiares. Pero solo a partir del 2010, con el boom de las tabletas, el eMenu -nombre con el que la compañía comercializa su producto- empezó a tomar fuerza. Hoy, Conceptic es la primera de una docena de empresas alrededor del mundo metidas en el negocio, con unas mil pantallas táctiles instaladas en restaurantes de más de diez países, principalmente en Israel, Rusia y Reino Unido.
Jugoso potencial «La idea es que los establecimientos aumenten sus ganancias mediante menús muy visuales, que fomenten lo que llamamos compra por impulsos», explica Matthieu Floret, CEO de la empresa Mi Hormiga, responsable de la comercialización del eMenu en España.
«Está comprobado que cuando los comensales pueden ordenar platos, postres y bebidas sin tener que esperar a que llegue el mesero se aumentan no solo el número de pedidos, sino también la rotación de las mesas, al disminuir los tiempos de espera hasta en un 15 por ciento», asegura. Las pantallas permiten a los establecimientos promocionar hasta en cinco idiomas productos, servicios o eventos para fidelizar a sus clientes, y obtener estadísticas precisas de ventas por mesa y empleado, así como de la frecuencia con la que son demandados los distintos platos.
Pero el eMenu ofrece, además de rentabilidad, entretenimiento. El sistema permite, por ejemplo, conectar las mesas entre sí, de manera que los comensales de distintos grupos puedan chatear, jugar en línea o incluso invitarse a un trago simplemente con un toque de pantalla.
Los menús electrónicos funcionan con dispositivos como los tablet PC y los iPad, conectados vía wi-fi al sistema central que gestiona los pedidos y los pagos en el restaurante. Empresas como Conceptic han desarrollado sus propias pantallas, que alquilan a los establecimientos y que tienen un costo mensual de 100 dólares por mesa. El negocio promete y la competencia no se ha hecho esperar.
Microsoft ya tiene instalada una tecnología táctil llamada Surface en las mesas de algunos restaurantes de hoteles lujosos de Estados Unidos. En Latinoamérica, pequeñas emprendedoras de soluciones informáticas, como la colombiana 3iMenu, Touchit (Uruguay) y DomDom (México), han lanzado sus primeros prototipos de tabletas gastronómicas. Pese a estos grandes avances, todavía es pronto para saber si el nuevo menú reemplazará al mesero de toda la vida o si los molestos retrasos en la llegada de los platos a la mesa serán, en el futuro, producto de un «error del servidor».

Deja una respuesta