Historia del PC que cambió el mundo, el más popular de IBM

Lo presentó el 12 de agosto de 1981. Sus creadores cuentan cómo
nació este equipo.

No
fue el primero, pero sin duda fue el más popular, y definió un concepto. Cuando
se anunció oficialmente, el 12 de
agosto de 1981, el 5150 de IBM era otro de los computadores personales (PC),
como el Apple I, el Commodore PET o el Osborne 1.

Pero
la visión de IBM, Intel y Microsoft pudo más, hasta tal punto que en el 2008 había mil millones de PC en uso en
todo el mundo
, y se espera que esa cantidad se duplique para el
2014, según estimaciones de la consultora Gartner.

Para
IBM, el PC era una apuesta sencilla en costo, pero importante a futuro: la
compañía, que ya tenía 70 años en el mercado, dominaba el mundo de la
informática empresarial, con los equipos conocidos como mainframes.

Pero desde
mediados de la década del 70 aparecieron en el mercado norteamericano
varios PC que aprovechaban la disponibilidad de microprocesadores baratos, como
el Intel 4004 (de 1971), que ponían en jaque el negocio de IBM.

Esto
estaba claro para el director de un área menor de la compañía, la de los
equipos de gama baja, que hizo un análisis durísimo: «No podíamos hacer las cosas al estilo
IBM, desarrollando todos los componentes; eso implicaba burocracia y mucho
tiempo. Teníamos dos opciones: comprar una compañía de microcomputadores (sugerí
Atari) o hacer nuestra versión, pero usando componentes estándar»,

explica Bill Lowe, el hombre de IBM que tuvo la idea de hacer un PC.

Lowe
quedó impresionado por una charla que dictó en 1978 Ted Nelson (que acuñó el
término hipertexto), que hablaba de un futuro en que se tendría acceso a toda
la información desde un PC, en cualquier parte del planeta.

A mediados de
la década del 70 IBM tenía un programa llamado Tecnología para Sistemas
Futuros, en el que había invertido 3.500 millones de dólares y en el que
planeaba invertir otros 3.000 millones. Lowe comprendió que la tecnología que
estaban proponiendo usar era buena, pero carísima para su propio departamento,
el de los equipos de gama más baja.

Golpe
de suerte

Lowe,
que en ese entonces tenía 33 años, le presentó su estudio a Frank Cary, el presidente de entonces de IBM,
y recibió el visto bueno para hacer un equipo, pero sin espacio para el error:
en un mes tenía que crear un prototipo funcional del PC .

Junto
con el apoyo de Cary llegó la cancelación de la inversión de 3.000 millones de
dólares. «Era una cuestión muy política, y algún alto ejecutivo amenazó
con despedirme. Fue la mayor aventura de mi vida», recuerda Lowe, que en
septiembre de 1980
reunió a 12 ingenieros y se puso a trabajar, en secreto, en el proyecto Bellota
(Acorn) para crear el PC de IBM.

Parte
de la decisión se debió a la influencia de Earl Whetstone, entonces vendedor de
Intel. Whetstone afirma que por esa época Intel estaba buscando tener mayor
presencia en el mercado de los microchips.

Entre
los ingenieros que desarrollaron el PC original estaba Mark Dean, que tiene tres de las nueve patentes
base de la PC
y que creó el adaptador gráfico que permitía ver
las aplicaciones del PC en un monitor o televisor, las conexiones ISA y estuvo
a cargo del diseño general de la AT (un modelo posterior).

«No
fue el primer equipo en el mercado, pero logró ser así de exitoso porque usamos
una arquitectura abierta, con componentes estándar. No tenía mejor diseño que
los Apple de entonces, pero abrimos el juego para que participaran otros, publicamos el diseño y el código y, al
permitir un sistema compatible y de partes hechas por terceros, creamos
industria.
Además, esto nos facilitó el encontrar más rápido
los errores en el código o el diseño, porque había más gente alrededor».

La
hora de la verdad

«Veíamos
cómo nuestros desarrolladores estaban interesados en programar para Apple, y
eso nos daba la pauta del interés que podía tener un equipo así», afirma
Lowe. Tenían el hardware del PC, pero les faltaba el alma, el sistema
operativo. En IBM
se pusieron en contacto con Bill Gates
, conocido entonces por
haber hecho una versión del lenguaje de programación Basic para el Altair 8800.
Gates les recomendó hablar con Digital Research, la compañía detrás de CP/M, un
sistema operativo multiplataforma que dominaba la informática de entonces. De
hecho, Microsoft tenía una tarjeta que permitía correr CP/M en un PC Apple.

CP/M
era entonces el sistema operativo, el cabo suelto para poner a rodar el PC.
Apple aún estaba a tres años de presentar el Mac, con su interfaz gráfica
inspirada en el trabajo de Douglas Engelbart, el inventor del mouse.

«El
diseño del PC fue un esfuerzo de equipo, por eso funcionó -recuerda Dean-. Éramos un grupo que confiaba en el resto, muy
innovadores, pero sobre todo logramos estar todos a gusto
. Es
curioso cómo la camaradería al trabajar con gente talentosa es crucial para
lograr un objetivo a tiempo. Un individuo puede tener una buena idea, pero la
implementación usualmente requiere de un grupo de gente muy funcional, y eso
fue lo que sucedió con el diseño del PC.»

En abril de
1981 estuvo listo, y en agosto fue presentado en el hotel Waldorf Astoria, en
Nueva York. IBM lo promocionaba como un computador «diseñado para los
negocios, la escuela y el hogar», y se vendía a 1.565 dólares. Si se pagaba
casi el doble se tenía un monitor monocromático.

El
sistema operativo se vendía aparte, y el usuario tenía la opción de elegir
entre el PC-DOS, a 40 dólares, o el CP/M original, a 240 dólares.

El precio era
una novedad para IBM. Según explica Lowe, un megabyte de
memoria tenía unos años antes un costo de un millón de dólares, que se redujo a
32.000 dólares cuando el PC de IBM llegó al mercado.

El
equipo original (el modelo 5150) tenía un chip Intel 8088 a 4,77 megahertz, 16
kilobytes de memoria RAM y otros 50 KB de memoria de solo lectura. Entre los
accesorios estaban un monitor, una impresora, dos disketteras de 5,25 pulgadas,
un adaptador para juegos, paquetes de aplicaciones y memoria RAM extra (hasta
un máximo de 256 KB). El equipo se podía comprar sin diskettera, para cargar
los programas grabados en un casete convencional.

Esos
4,77 MHz del IBM original equivalen a 0,0047 GHz; el chip de un PC moderno
corre a 2 o 3 GHz. Y tiene 2 gigabytes de RAM, es decir, 2 millones de
kilobytes. Los diskettes tenían una capacidad de 360 KB. Hoy un disco duro puede ofrecer 320 GB, es
decir, 335 millones de KB.

Vivimos
una nueva era: la post-PC

Tanto
Lowe como Dean están de acuerdo en que vivimos en un mundo post-PC. «No
creo que el PC vaya a desaparecer así no más, pero hoy el foco está en los
equipos móviles, eso está claro. Era algo que preveíamos hace 30 años. En esa
época soñábamos con equipos de mano, dispositivos miniaturizados, a los que
denominábamos diarios electrónicos, muy parecidos a lo que hoy sería una
tableta. Pero no esperábamos que sucediera tan pronto», explica Dean. Para
Lowe, el mundo de la informática está volviendo a sus ideas originales:
«Hoy se habla de la computación en la nube y cosas por el estilo, y es la
misma relación entre servidor y terminal, en los computadores, de la que
hablábamos en los 60. Las tabletas y los ‘smartphones’ son sencillos de usar,
de mantener, de configurar; es como debió ser el PC».

Deja una respuesta