Predijeron que no funcionarían… y se equivocaron (HISTORIA)

La historia está llena
de inventos que ahora damos por seguros, pero que en el pasado fueron
descalificados por los expertos. Aquí les presentamos algunos de ellos.
Los rayos X son un engaño, la televisión no
perdurará porque la gente se cansará de mirar a una caja todas las noches, la
bombilla incandescente es un claro fracaso y todo lo que podía ser inventado ya
fue inventado.

Estas afirmaciones categóricas han sido hechas por personas que en su momento
se consideraban expertos.

La historia está llena de inventos que ahora damos por seguros, pero que en el
pasado fueron calificados de raros, inutilizables, impopulares y, en algunos
casos, fruto de de la brujería.

Todo esto queda bien resumido en una frase del actor británico Peter Ustinov,
quien en una ocasión dijo: «Si el mundo estuviera a punto de explotar, la
última voz audible vendría de un experto afirmando que eso es imposible».

Así que, ¿sobre qué cosas se equivocaron en el pasado los expertos? Aquí les
presentamos algunas de ellas. Y también otras sobre las que sí acertaron.

El iPad

La tableta de Apple fue alabada en su lanzamiento, aunque algunos analistas
aseguraron que no se encontraba entre lo que querían los consumidores, por lo
que no sería ampliamente utilizada.

La tableta ya había sido probada en varias ocasiones en el pasado y nunca había
disfrutado de un éxito masivo.

Después de que Apple anunciara el lanzamiento del producto, la firma de
investigaciones Simpson Carpenter concluyó que no había «un incentivo
convincente para que los consumidores lo compraran». Incluso en el
programa Click de la BBC muchos mostraron su escepticismo sobre cuán práctico
sería el iPad.

Menos de 18 meses después y tras más de 30 millones de tabletas vendidas, el
mercado ha sido redefinido por el éxito de este producto.

Numerosas compañías han lanzado aparatos similares con la esperanza de tener
éxito en un segmento que, según algunos estimados, a fines de 2012 tendrá un
valor de US$300.000 millones.

El teléfono

El funcionamiento del teléfono fue demostrado con éxito en 1876, dos años antes
de que el ingeniero jefe de la Oficina de Correos británica diera su opinión
sobre este invento.

«Los estadounidenses necesitan el teléfono, pero nosotros no. Tenemos
muchos chicos mensajeros», aseguró William Preece.

Y no fue el único en mostrar sus reparos sobre el teléfono.

En un informe interno elaborado en la época en la que se concedió la patente
del teléfono, la compañía de telegrafía Western Union no parecía preocupada por
la competencia del nuevo invento.

«El teléfono tiene demasiadas fallas como para ser considerado seriamente
como un medio para comunicarse. Este aparato no tiene un valor inherente para
nosotros», se podía leer en el documento.

El teléfono hoy en día es utilizado por miles de millones de personas y ha
convertido la comunicación instantánea a distancia en una realidad.

Las notas Post-it

Las notas Post-it no son una invención de tecnología punta, pero el adhesivo
que se utiliza para que se peguen a cualquier superficie parecía imposible de
conseguir.

«Si lo hubiera pensado bien, no habría hecho el experimento», aseguró
Spencer Silver, creador del adhesivo.

«La literatura científica estaba llena de ejemplos que aseguraban que no
se podía conseguir».

La dificultad era hallar un adhesivo que fuera lo suficientemente pegajoso como
para adherirse a las cosas sin dañarlas o dejar marcas, y que pudiera ser
reutilizado.

Incluso después de que las Port-it fueran inventadas, el director de marketing
de la compañía que las comercializa no podía verles un uso, asegurando que se
utilizarían como papel de deshecho. Tan sólo cuando las peticiones del producto
le empezaron a llegarle a él, cambió de opinión.

Cerca de 30 años después de que fueran inventadas, las Post-it se venden en más
de 100 países, en 25 formas diferentes y 62 colores.

Las ventas por internet

En un artículo de la revista Time de 1966, algunos «expertos» decían
estar seguros de que, si bien las ventas a distancia eran posibles, fracasarían
«porque a las mujeres les gusta salir de casa, tocar los productos y poder
cambiar de opinión».

Pese a ello, predecían que algún día sería posible «que las amas de casa
pudieran conectarse con su supermercado a través de un video-teléfono, examinar
las uvas y ponerles un precio, sin salir del salón de su casa».

Uno de los problemas prácticos que presentaban las compras a distancia cuando
ese artículo fue publicado era la lentitud del reparto.

En 1965, el estudiante de la Universidad de Yale Frederick W. Smith escribió un
trabajo sobre cómo repartir paquetes en EE.UU. en uno o dos días. Según
explicó, sus profesores no le pusieron buena nota ya que consideraron que la
idea no era factible.

El 17 de abril de 1973 nació de la mano de Fred Smith Federal Express, conocida
hoy como FedEx Express.

Actualmente FedEx tienen unos ingresos de US$9.500 millones

¿Quién acertó?


A la ciencia ficción se la acusa de exagerar los inventos del futuro, como en
el caso de los sistemas de comunicación de la serie «Star Trek» o el
sistema de reconocimiento gestual de la película «Minority Report».
Pero hay otras predicciones que sí se han convertido en realidad.

Hay un hombre que parece tener una gran intuición para prever futuras
invenciones: el actor estadounidense Tom Selleck, famoso por interpretar al
detective privado Magnum.

«¿Has tomado prestado un libro que se encuentra a miles de
kilómetros?», preguntaba en 1993 el actor a los telespectadores en un
anuncio de la firma de telecomunicaciones AT&T dirigido por David Fincher,
realizador de películas como «Seven» o «El Club de la Lucha».

En esa serie de anuncios en los
que el slogan era «Podrás» (You Will) se predecía la navegación con
GPS, las redes inalámbricas de internet, las tabletas, los e-books, las compras
por internet, las video-llamadas (aunque desde una cabina telefónica y no desde
un celular), las películas a la carta por televisión y muchos otros inventos
que hoy forman parte de nuestras vidas.

Deja una respuesta