Ocho errores a evitar en un plan estratégico de TI

El plan de TI
es el esqueleto sobre el que se sustenta la estrategia tecnológica de las
organizaciones. Los CIO deben cuidar al máximo su elaboración y evitar posibles
errores que traigan consigo consecuencias que posteriormente querrían olvidar.
Éstos son los ocho principales errores a evitar en dichos planes.

Una correcta elaboración del plan de TI es clave para evitar problemas
anteriores en el desarrollo de la estrategia tecnológica de una organización.
Sin embargo, según la consultora Forrester Research, la mayoría de estos planes tienen
bastantes defectos. Ofrecemos las claves para que los CIO puedan evitar al
menos los ochos errores más sonados.

1- La historia interminable
Los CIO deben ser conscientes de que un plan de TI no es una novela al estilo
de Guerra y Paz. Lo ideal es pensar en unas 15 páginas, no en 250. Por otro
lado, es conveniente utilizar herramientas como PowerPoint, mucho más visuales,
en lugar de Word. 25 diapositivas sería lo adecuado. Cuanto más breve, mejor.

2- El plan ‘de
estantería’

No hay nada peor que desarrollar un plan de TI que, una vez escrito, nunca se
lea. El plan estratégico tiene que ser algo vivo. Para evitar que éste quede
arrinconado en una estantería, hay que mantener involucrado al personal que
ayudó a crearlo para estar alerta ante posibles cambios, y tenerlo a mano para
utilizarlo cuando sea preciso.

3- No esperar al
próximo año para revisarlo

Los planes estratégicos necesitan ser revisados y actualizados con regularidad
para extraer realmente su utilidad. Renovarlo unas tres veces al año, por
ejemplo, no sería exagerado.

4- Evitar los detalles
Los planes estratégicos no deben incluir todos los detalles de los proyectos
que se van a desarrollar. Éste debe ser una primera aproximación a la
estrategia en TIC de la compañía para el año. Nunca hay que convertir los
planes estratégicos en listas interminables de proyectos. Si se quiere incluir
detalles, se pueden colocar en un apéndice.

5- Lo inalterable no
es lo mejor

Como hemos comentado, el CIO no debe ver el plan de TI como algo inalterable.
Estos planes están sujetos a cambios. Además, es necesario ser conscientes de
que lo más probable es que se tengan que modificar determinados aspectos. Hay
que esperar lo inesperable: por ejemplo, una adquisición. En este sentido,
conviene incluir un plan de contingencias.

6- El idioma puede ser
un problema

Demasiados planes estratégicos se escriben en jerga muy técnica. Si se definen
determinadas directrices para que el departamento de TI ayude a la empresa, es
preciso hacerlo en términos empresariales.

7- La talla única no
existe

Aunque puede que esta recomendación suene mal, por el trabajo que puede
generar, lo cierto es que si la cumple, el CIO podrá ahorrar tiempo. Nos
referimos a crear versiones personalizadas del plan para atacar las distintas
necesidades de la audiencia de dicho plan: el equipo ejecutivo, el departamento
de TI, los responsables de las unidades de negocio y los proveedores y
partners. Asimismo, sería conveniente escribir una introducción personalizada o
un resumen que facilite la lectura. Nunca hay que olvidar que el modo de
presentación de la estrategia de TI es clave.

8- Elaborar un plan
abordable

Elaborar un plan de TI creíble es básico. El CIO no debe ser demasiado
ambicioso en su primer plan: no tiene que intentar cambiar todo y desarrollar
un plan con objetivos inalcanzables. Lo mejor, cuando dude, es que intente no
pillarse los dedos y, simplemente, ofrecer más de lo que se espera.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = «//connect.facebook.net/es_LA/all.js#xfbml=1»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Si te gusta nuestra publicacion regalanos un…

Deja una respuesta