Empresas colombianas están entre las que más pagan impuestos


Estudio del Banco Mundial y PWC,
entre 183 países, destaca avances de Colombia en la facilitación del pago de
impuestos, pero en la tarifa total somos poco competitivos.
Aunque ahora es más fácil pagar
los impuestos en Colombia, por la generalización de los sistemas electrónicos
para cumplir con esta obligación, la carga total sigue siendo alta, del 74,8
por ciento sobre las utilidades, para el tipo de empresas que evaluó el estudio
‘Paying Taxes 2012’, del Banco Mundial y la firma PricewaterhouseCoopers (PWH).
Ese porcentaje es la suma de
todos los pagos de impuestos, desde renta e IVA, hasta contribuciones
parafiscales y de seguridad social y tributos regionales y locales.
La facilidad para pagar
impuestos, el tiempo que se gastan las empresas en el trámite, el número de
pagos al año y la tarifa total fueron evaluadas en 183 países, para establecer
el escalafón en el que Colombia ocupó el puesto 92, después de haber estado en
la posición 172 en el 2006.
A nivel mundial, el primer lugar
lo ocupa Maldivas (sur de Asia). En América Latina, Chile, Perú y Ecuador están
por encima de nuestro país, mientras Argentina, México, Brasil, Bolivia y
Venezuela se van más hacia los últimos lugares.
Carolin Geginat, del proyecto
Doing Business del Banco Mundial, destacó que en el mundo hay una dinámica
reformista para mejorar los regímenes tributarios y Colombia está en esa
tónica.
“Entre junio del 2010 y mayo del
2011, el 70 por ciento de los países del mundo hizo reformas. Estamos hablando
de 244 modificaciones a los regímenes tributarios. Colombia es uno de los 7 de
América Latina que reformó”.
Carlos Mario Lafaurie,
especialista en tributos de PWC, aclaró que la investigación se hizo con el
método del Banco Mundial, a partir de un modelo de empresa de 60 trabajadores,
4 de los cuales son gerentes, 8 asistentes y el resto empleados operativos.
La compañía no realiza
exportaciones, pertenece al sector industrial y comercial, no tiene beneficios
fiscales especiales, está ubicada en la ciudad con mayor población del país al
que pertenece y tiene un volumen de ventas de 1.050 veces el ingreso por
habitante del lugar.
En nuestro país, de acuerdo con
el estudio, una compañía con esos estándares paga 12 impuestos en 193 horas al
año y termina pagando en impuestos el equivalente al 74,8 por ciento de las
utilidades. El promedio en América Latina es de 382 horas, 32 impuestos y 53
por ciento de las utilidades.
De los tres, el punto más
criticado para Colombia es el alto costo de los impuestos, variable en la que
ocupamos el puesto 163 entre los 183 países evaluados, teniendo en cuenta que
el promedio mundial es de 44,8 por ciento. Según los panelistas, “las empresas
terminan produciendo solo para pagar tributos”.
Por esta razón, de acuerdo con lo
establecido en el estudio, el costo de la carga tributaria, que incluye tanto
las tarifas como los gastos de administración para cumplir la obligación,
constituyen la tercera preocupación para los inversionistas, después de los costos
de la energía para la productividad de las empresas y la corrupción.
Desde esa perspectiva, la
investigación busca identificar las mejores prácticas en el mundo para que los
rezagados en ese tema puedan ser más competitivos.
“En las economías donde es más
fácil pagar impuestos, las firmas no perciben las tarifas y el manejo de los
impuestos como un obstáculo”, indica Geginat.
Por su parte, Lafaurie señala
que, aunque los resultados de Colombia son positivos, pueden mejorar aún más si
les apunta a tres aspectos.
“Debe avanzar en la organización
del impuesto de renta, el cual, para las sociedades sigue siendo alto. Sería
útil que se repartiera entre las sociedades (empresas) y los socios (personas
naturales).
En el régimen chileno, por
ejemplo, el impuesto de renta es de 35 por ciento, pero el 20 por ciento lo
pagan las compañías y el resto, los accionistas”.
También se requieren avances en
el impuesto al trabajo.
“Si el país ha logrado
incrementar el recaudo en un 22 por ciento, es hora de que vaya pensando en
desmontar gradualmente los parafiscales (que financian el Sena, el ICBF y las
cajas de compensación).
El especialista agrega que el
esquema de pago de la retención en la fuente debe buscar una mayor equidad
entre el asalariado y el independiente, tema que se intenta corregir en la ley
de formalización del empleo.
Impacto
¿Qué tanto pesa la carga
tributaria de un país para atraer o espantar a un inversionista?
ARMANDO MONTENEGRO
DIRECTOR DE LA FIRMA
ASESORA DE INVERSIONISTAS AGORA
“No se puede generalizar. Hay que
analizar toda la estructura tributaria para escoger qué es justo y qué no,
hasta llegar a establecer a quién se le debe subir y a quién hay que bajarle.
Lo ideal es que el pago tributario sea igual para todos, sin exenciones”.
HORACIO AYALA
EX DIRECTOR DE LA DIAN
“Molestan más a los
inversionistas temas como la inestabilidad de las leyes y proliferación de
gravámenes. Entre los problemas de Colombia están la proliferación de
estampillas y el exceso de trámites. Las tasas se han ido armonizando, con
tenedencia a reducir renta y subir IVA. Las diferencias no son significativas
de un país a otro”.
‘LEGALIDAD ES MÁS
IMPORTANTE QUE AHORRAR TIEMPO’
El director de la Dian, Juan
Ricardo Ortega, destacó los resultados del estudio y agradeció la elección de
Colombia para hacer su lanzamiento. “Entendemos lo importante que es tener
referentes para que ustedes nos puedan indicar donde hay que mejorar”.
No obstante, puso sobre el tapete
varios aspectos con los que no está de acuerdo.
“Bajar el número de horas para
pagar impuestos es bueno para los contribuyentes y para la administración
tributaria, porque reduce costos, pero no puede hacerse a costa de la
legalidad”
Se refirió a que la evasión y la
corrupción son puntos claves a la hora de analizar los regímenes tributarios de
las naciones y no están incluidos en el estudio.
“Tenemos un país donde puede
haber personas que no existen, con empresas realizando actividades económicas
multimillonarias, donde los registros de las compañías permiten falsedad en los
documentos.
Esos son costos más grandes para
el desarrollo de una sociedad y la operación de un aparato productivo legal que
el hecho de que los contribuyentes puedan hacer el trámite en menos horas.
Podemos llegar al punto en que por hacerlo rápido no se verifique nada”.
Ortega también repara que en el
estudio, el peso que se le da al impuesto de industria y comercio está
sobredimensionado, pues se estima que representa un 20 por ciento de la carga
tributaria para las compañías y él indica que solo pesa entre 6 y 7 por ciento.
Señaló que “hay que generar
reglas de juego para pequeñas y medianas empresas y buscar que la formalidad
sea un vehículo contra la competencia desleal, las malas prácticas y los
riesgos para el aparato productivo”.
Resaltó la necesidad de contar
con un sistema de información más eficaz para que el recaudo tributario sea más
justo.
“En países como Francia, Noruega,
Inglaterra, el Estado sabe de cada persona. Si alguien trata de moverse en
Francia de un sitio a otro sin avisarle a la administración pública, tiene
sanciones onerosas. Aquí, un contribuyente puede presentar todos los documentos
falsos y no hay sanciones penales, porque no hay a quién sancionar, como me
pasa en la Dian con todos los contrabandistas”.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = «//connect.facebook.net/es_LA/all.js#xfbml=1»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Si te gusta nuestra publicacion regalanos un…

Deja una respuesta