Los ‘antipáticos’ ganan más

Los trabajadores menos agradables y menos
complacientes en el trabajo, suelen se más valorados por las empresas. Así lo
revela el resultado de una encuesta realizada en Estados Unidos en donde se
demuestra que este tipo de personas recibe un salario mayor a lo que son
amables.

El estudio “Do Nice Guys Finish Last?”
publicado por la Academy of Management de Estados Unidos, revela que el
contexto competitivo laboral hace que las personas que son agradables en el trabajo
terminen ganando menos que aquellos que son tienden a no ser complacientes con
sus jefes.

La encuesta se realizó entre 20.000 profesionales en Estados Unidos y Canadá y
se definió el indicador de ‘amabilidad’ con preguntas que definieran la
franqueza, modestia, sensibilidad hacia los demás y el altruismo de cada uno.
Según la Academia, quienes no cuentan con estas cualidades se vuelven menos
agradables para el ambiente laboral.

El resultado demuestra que entre los hombres, los descorteces ganan un 18,31%
más que los trabajadores simpáticos de la compañía. En el caso de las mujeres
no es tan alta la diferencia pues el salario llega a ser mayor en un 5,47%. En
el resultado, la academia señala que “la prima de ingresos por desagradar es
tres veces más alta en hombres que en mujeres”.

El afán de competencia puede ser la respuesta a estos comportamientos que
normalmente en la academia no aplican. En las universidades y al interior de
las empresas, al contrario de incentivar un ambiente hostil, se trata de
propender una cultura de trabajo en equipo, amabilidad y generosidad.

Sin embargo, póngase a pensar en los puestos de los directores, que toman
decisiones todo el tiempo y están obligados a mostrar resultados, siempre
necesitan un grado de agresividad, si se pone en los términos del estudio, por
eso son más valorados que los profesionales que se tienen que acomodar al
puesto en el que están.

Academy of Management resalta dentro de la encuesta que estos comportamientos
de antipatía y poca amabilidad se encuentran en lugares donde la competencia es
necesaria para alcanzar objetivos. Así que evitar conflictos no siempre es
bueno en el ambiente laboral, el debate y un poco de dureza, sin llegar al
irrespeto, siempre hace falta.


Más resultados



En dos estudios previos realizados por esta universidad en los 90, el análisis
reveló datos muy similares: las mujeres ganan considerablemente menos que los
hombres. Los trabajadores que tienen alto grado de simpatía, es decir, que se
describen como agradables o útiles, ganan significativamente menos que los que
no usan tales términos para su descripción.

El estudio resalta que esto fue lo más “sorprendente y algo desalentador, ver
lo arraigados que siguen estando los estereotipos entre los jóvenes de hoy”.

Deja una respuesta