Europa reivindica ‘derecho al olvido’ de los usuarios de internet

La Comisión Europea
presentó una propuesta de ley que podría permitir a los usuarios el exigir a
las compañías que borren de la red información que pueda resultarles
comprometedora.



La Comisión Europea confirmó este miércoles
la próxima publicación de una nueva propuesta de ley de privacidad en internet
que contempla multas de hasta el 2% de la facturación anual de las empresas que
la infrinjan.

Según las autoridades europeas se trata de nuevas medidas que tienen como fin
lidiar con la era de Facebook, Google y Twitter, dando a los usuarios el
derecho a «ser olvidados», es decir, que puedan exigir a las empresas
de internet que borren información en la red que les pueda resultar
comprometedora.

Además las empresas tendrán que reportar cualquier pérdida o filtración de
datos personales a terceros «lo antes posible».

Reputación virtual

Un problema común en la red es la información privada que la gente tiende a
colgar para luego arrepentirse.

Es el caso de fotos tomadas durante una noche de fiesta subida de tono, que
aunque son la delicia de los amigos durante días, años después podrían ser
vistas por un potencial empleador.

Hoy en día es un tanto difícil para los usuarios saber exactamente los datos
personales que internet esconde, y cuando lo hacen poco más pueden hacer.

Nuevas reglas

«Mis propuestas ayudarán a generar confianza en los servicios de internet
porque la gente estará mejor informada sobre sus derechos y tendrá mayor
control de la información», dijo Viviane Reding, comisionada de justicia,
quien añadió que la medida será beneficiosa para los ciudadanos de la Unión
Europea y especialmente para los adolescentes.

La nueva normativa requerirá el cambio de la legislación de protección de datos
de 1995 para incluir, por ejemplo, el derecho del usuario a acceder fácilmente
a sus datos personales y transferirlos de un proveedor de servicio a otro.

Además, los podrá exigir que se borren sus datos personales a no ser que se
aporten «argumentos legítimos» para conservarlos.

En cuanto a ataques o filtraciones que pueden hacer que datos personales de
usuarios terminen en manos ajenas a las empresas que los albergan, la nueva ley
estipula que las compañías afectadas deberán informar de ello a los usuarios
«en un periodo de 24 horas».

Multas



Dentro de la nueva normativa hay algunos apartados que han desatado las
críticas del mundo empresarial

Uno de ellos es el que hace referencia a que las empresas con más de 250
empleados deberán contar con un responsable de protección de datos.

El otro es el que contempla multas para las compañías que se atrevan a cobrar
por proporcionar los dato que exija el usuario, que puede llegar al 0,5% de su
facturación anual.

Reding señaló que esta multa podría incluso doblarse si una compañía rechaza
entregar estos datos o no modifica información errónea.

Si la compañía incurre en violaciones más severas, añadió, la multa podría
alcanzar el 2%.

No obstante, puntualizó, gracias a la simplificación de las numerosas reglas
actuales en una sola para las 27 naciones de la unión, las empresas europeas
podrían ahorrarse unos US$3.000 millones al año.

Críticas

Pero abogados consultados expresaron que ese ahorro podría ser nulo
por los cargos extras que las compañías tendrán que afrontar.

«Éstas van a conllevar costos y recursos en un clima económico
difícil».

Adam Malik, organizador de la conferencia Londres Digital, dijo que acepta que
los usuarios tengan el derecho moral de pedir que se borren sus datos, pero las
nuevas reglas, tal y como las entiende, podrían hacer peligrar a algunas
empresas.

«Esto es solo un impuesto extra para todos los negocios que tengan
registros de clientes electrónicos», dijo.

«También necesitamos claridad sobre lo que son datos personalizados.
Muchos abogados estarán felices sobre esta directiva, pero la innovación se
verá desincentivada».

La empresa de seguridad FireEye también mostró su preocupación sobre el tema de
la filtración o pérdida de datos.

«Reportar tal eventualidad en 24 horas es admirable pero si la compañía no
estuvo al tanto de la filtración durante 24 días entonces ¿En qué lugar queda
la empresa?», pregunta su director de operaciones europeas Paul Davis.

Una oportunidad


Pero otros son más positivos ante la propuesta.

«Las empresas pueden verlo como un vaso medio lleno o medio vacío»,
dijo Alan Mitchell, director estratégico de Ctrl-Shift, una consultora
tecnológica cuya cartera de clientes incluye al gobierno de Reino Unido.

«Esta legislación permitirá a las empresas de la Unión Europea y Reino
Unido liderar este mercado en desarrollo y generar nuevas tecnologías y
negocios».

Las nuevas leyes todavía deberán ser aprobadas por los miembros de la Unión
Europea y ratificadas por el Parlamento Europeo antes de que tengan efecto.

Esto podría llevar dos o más años, tiempo en el que podrían ser modificadas o
directamente rechazadas.

Deja una respuesta