Aplicación en España de la Ley de la Pequeña Empresa (Small Business Act)

El primer informe de aplicación de la Small Business Act (Ley de
la Pequeña Empresa) en España recoge las medidas, iniciativas y actuaciones
desarrolladas por la Administración General del Estado (AGE) en el periodo
2009-2011, destinadas directa o indirectamente a favorecer la creación, el
desarrollo y el crecimiento de las PYME.
– Se ofrece un balance del conjunto de medidas
adoptadas por diferentes ministerios, permitiendo una visión general del
entorno en el que se desenvuelven las PYME.
– La información se agrupa bajo capítulos que se
corresponden con los temas u objetivos de los diez principios que conforman
la Small Business Act (SBA).
– Para cada uno de los capítulos se presenta una
ficha resumen en la que se relacionan las clases de medidas adoptadas y su
objetivo, así como los recursos económicos movilizados.
La Small Business Act
Desde su adopción en 2008, la Small Business Act
para Europa es el principal referente para establecer la política en materia de
PYME, tanto en la Unión Europea como en los Estados miembros, bajo la premisa
clave de “pensar primero a pequeña escala”. Se rige por diez principios que
marcan las líneas directrices que deben guiar la concepción y la aplicación de
las medidas destinadas a las pequeñas y medianas empresas, e incorpora
instrumentos ya existentes junto a nuevas propuestas y medidas políticas para
su ejecución.
Aunque la SBA no es vinculante jurídicamente, sí
que obliga a adoptar las medidas pertinentes para su aplicación a los Estados
miembros que se han comprometido a tenerla como marco de actuación de su
política de PYME.
España se comprometió desde el primer momento a
elaborar las medidas políticas para las pequeñas y medianas empresas de acuerdo
con los principios de la SBA y en cumplimiento de ese compromiso ha elaborado
el “Primer informe de aplicación de las SBA en España (2009-2011)”.
Primer informe de aplicación de las SBA en España
(2009-2011)
El informe fue coordinado por la Dirección General
de Política de la PYME del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (desde
el 21 de diciembre de 2011, Dirección General de Industria y de la PYME,
Ministerio de Industria, Energía y de Turismo) y ha contado con la
participación de doce departamentos ministeriales que han adoptado medidas a
favor de las PYME en sus ámbitos de competencia.
A continuación se destacan los principales
resultados del informe en cada uno de los capítulos de la SBA:
I. Promoción del espíritu empresarial.
Se agrupan en este epígrafe actuaciones para
estimular la iniciativa empresarial entre la juventud, el apoyo a la
financiación del emprendimiento, y la prestación de servicios de asesoramiento.
Destacan las medidas para la promoción de la iniciativa emprendedora en el
ámbito educativo, la formación para el empleo, y el fomento del empleo
autónomo.
La financiación del emprendimiento se ha centrado,
principalmente, en estimular la creación de empresas promovidas por jóvenes
emprendedores
; los microcréditos
para mujeres emprendedoras
y empresarias; el apoyo a las
Redes de Business Angels
; los avales para
emprendedores
; y las ayudas a las nuevas empresas de
base tecnológica
.
Las actuaciones de asesoramiento se enfocan a
facilitar la transmisión de empresas (Plan de Continuidad Empresarial);
al fomento de la cooperación entre Centros de
apoyo a emprendedores
; y la formación de emprendedores y colectivos
en situación social desfavorecida. El montante total de los recursos económicos
empleados asciende a 542,2 millones de euros.
II. Promover las segundas oportunidades para
empresarios que han hecho frente a una quiebra no fraudulenta.
Se destacan las medidas que intentan minimizar la
pérdida de capacidad emprendedora resultado de las quiebras no fraudulentas,
para lo cual se han modificado la Ley Concursal, estimulando las operaciones de
refinanciación y agilizando y abaratando el procedimiento de concurso, y la de
Contratos del Sector Público para reducir el impacto del concurso en los
procedimientos de contratación pública.
III. Elaborar normas teniendo en cuanta las
especiales dificultades que afrontan las PYME: “pensar primero a pequeña
escala”.
Se pone de relieve que España ha adoptado entre
junio de 2008 y diciembre de 2010 un total de 247 medidas para reducir las
cargas administrativas.
Como complemento de lo anterior hay que señalar la
reducción de cargas derivadas de la trasposición de la Directiva de Servicios,
la incorporación de las TIC a las relaciones con la Administración, que
permiten procedimientos telemáticos, y los convenios con organizaciones
empresariales que facilitan el conocimiento de los problemas de las empresas.
IV. Hacer que las Administraciones públicas sean
sensibles a las necesidades de las PYME.
Se han reducido los tiempos y el coste en la
constitución de las Sociedades de Responsabilidad Limitada (SRL) en función de
la cuantía del capital social. Se contemplan tres supuestos:
– Capital no superior a 3.100 euros:1 día y 100
euros
– Capital entre 3.000 y 30.00 euros: 3 días y 250
euros
También se ha consolidado la red de ventanillas
únicas para la creación de empresas. Además se ha puesto en marcha un programa
piloto para dar asesoramiento y apoyo a emprendedores que quieren crear una
empresa.
V. Facilitar la participación de las PYME en la
contratación pública.
Varias medidas legislativas se han tomado para
simplificar y racionalizar la normativa que regula la contratación pública,
especialmente mediante la Ley de Contratos del Sector Público, que establece la
tramitación electrónica y reduce costes y cargas para los contratantes. A ello
se suman las medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales
(Ley 15/2010, de 5 de julio, de modificación de la Ley 3/2004, de 29 de
diciembre), particularmente importantes para las PYME. También hay que señalar
la creación de la Plataforma de Contratación del Estado que incluye la
información sobre la contratación del sector público estatal.
VI. Facilitar el acceso a la financiación de las
PYME y desarrollar un marco jurídico legal y empresarial que favorezca la
puntualidad en los pagos.
Se han articulado y mejorado diferentes líneas de
apoyo financiero a las PYME a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO),
se ha potenciado el sistema de garantías que respalda la Compañía Española de
Reafianzamiento, S.A. (CERSA)
y el programa de Fondos de
Titulización para PYME (FTPYME)
. Los recursos económicos movilizados
ascienden a 90.000 millones de euros.
VII. Ayudar a las PYME a obtener un mayor beneficio
de las oportunidades que ofrece el mercado único.
Destacan en este apartado los programas de
ayudas
de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) que tienen
como objetivo incrementar el uso de la propiedad industrial entre las empresas
españolas. Cabe mencionar las subvenciones para fomentar las solicitudes de
patentes y modelos de utilidad españoles y en el exterior.
VIII. Promover la mejora de las cualificaciones en
las PYME y todas las formas de innovación.
En nuestro país el marco para la actuación política
en esta materia es la Estrategia Estatal de Innovación de 2010, que en el campo
empresarial impulsa el apoyo a las empresas innovadoras. Se detallan en este
capítulo los distintos programas de ayudas a la competitividad de las PYME en
diferentes materias (innovación, TIC, sectores estratégicos industriales, entre
otras), a su participación en consorcios innovadores, a la capacitación y la
formación, y el fomento de la
Responsabilidad Social Empresarial
. En el período 2009-2011 el
montante total de los recursos movilizados alcanza una cifra cercana a los
4.000 millones de euros.
IX. Capacitar a las PYME para transformar los retos
medioambientales en oportunidades.
Entre las medidas relacionadas con el aumento de la
eficiencia energética entre las empresas se encuentran los programas de ayudas
a proyectos estratégicos de inversión en ahorro energético. Otras actuaciones
se han centrado en fomentar la creación y la consolidación de empresas o nuevas
líneas de negocio vinculadas al medioambiente, incluyendo las soluciones TIC en
esta materia.
X. Estimular y apoyar a las PYME para que se
beneficien del crecimiento de los mercados.

Los mercados internacionales representan oportunidades
para el crecimiento de las empresas, si bien las PYME encuentran mayores
dificultades para acceder a los mismos. Las medidas en este contexto han sido
de apoyo a la
internacionalización
de las pequeñas y las medianas empresas a
través del ICEX, entre las que destacan lo programas “Aprendiendo a exportar” y
el “Plan de Iniciación a la Promoción Exterior – PIPE”, y las relativas al
apoyo a la financiación de la internacionalización. En este ámbito son
importantes el Fondo para la Internacionalización de la Empresa – FIEM” y la
Línea FAD-PYME, así como las líneas ICO-Internacionalización. En el periodo de
referencia se han movilizado alrededor de 375 millones de euros.

Y EN COLOMBIA QUE??????

Deja una respuesta