Apple vs. Samsung: a quién afecta el pleito entre las dos gigantes tecnológicas

Apple y Samsung se ven las caras en tribunal de EE.UU.

Las dos empresas de tecnología móvil más poderosas se enfrentan en los tribunales. Pero independientemente del fallo judicial,
podrían resultar afectados los usuarios… y Google.

Las dos gigantes de la tecnología,
Apple y Samsung, se ven las caras en los tribunales tratando de
dilucidar si una copió a la otra «honestamente» o no, en el curso del
juicio en EE.UU. por violación de patentes.

Los abogados de ambas empresas han utilizado sus mejores argumentos para
debatir la sutil diferencia entre «copia» y «competencia».


Para Apple, la compañía surcoreana copió deliberadamente el diseño, por
ejemplo, del teléfono inteligente iPhone.

«Samsung podía inventar sus propios diseños, podía vencer a Apple de
manera justa en el mercado. O podía copiar a Apple… es más fácil copiar que
innovar», dijo el abogado de Apple, Harold McElhinny.

Por su parte, Samsung Electronics Co Ltd rebatió que el disputado diseño
minimalista rectangular y con bordes redondos fue inventado antes de 2007,
cuando el iPhone salió a la venta.

«Hay una diferencia entre el éxito comercial e inventar algo»,
sostuvo el abogado de Samsung, Charle Verhoeven y agregó que el iPhone no fue
más que un producto «inspirador». «¿Eso es una violación? No,
eso es competencia», señaló mientras mostraba el LG Prada que salió a la
venta en 2006.

Mientras estos argumentos, fotografías, correos electrónicos y reportes de
prensa se ventilan frente a la magistrada Lucy Koh en el tribunal federal de
San José, California, algunos expertos consideran que en estas batallas
quien podría salir ganando es el consumidor.

«Creo que al final este tipo de cosas lo que hacen es que las compañías
refinen sus procesos, sus productos y entreguen un mejor producto final a los
usuarios», explicó el experto en tecnología, Luis GyG.

Otros consideran que -en defensa de Samsung- la empresa surcoreana consiguió
poner en el mercado un teléfono como el iPhone pero a un precio más bajo.

«Más allá de su competencia, uno también podría argumentar que ambos
productos responden a diferentes mercados y distintos tipos de
consumidores», explica el reportero de tecnología de la BBC, David Cuen.


Mercado nuevo



La batalla legal de las dos empresas de electrónica más importantes del mundo
comenzó el año pasado cuando Apple demandó a Samsung por US$2.500 millones,
acusándolos de copiar sus productos iPhone y iPad. La empresa surcoreana
contrademandó y acusó a Apple de violar algunas patentes para comunicaciones
inalámbricas.


Sin embargo, el pleito no se limita a EE.UU., ya que tienen juicios abiertos en
algunos países europeos y Australia.



A pesar de que se trata de una cuestión altamente técnica, la atención
mediática que ha generado la disputa tiene además mucho que ver con el momento
en que las dos empresas controlan casi la mitad del mercado mundial de
teléfonos inteligentes (49.5%) y que luchan por la supremacía en el mercado de
los dispositivos móviles.

«Samsung -desde el punto de vista de electrónica de consumo- y Apple-
desde el punto de vista de las computadoras- son compañías que en un inicio no
se veían como empresas dedicadas al mundo de la telefonía y ambas entraron en
ese mundo (…) El punto es que ninguna de las dos compañías lo esperaba»,
dice GyG.

Un clic estudio reciente de la empresa de investigación de mercado IDC
reveló que el mercado de los teléfonos inteligentes creció 42.1% en el segundo
trimestre de 2012,
un sector que se dividen principalmente las dos firmas.

«Samsung y Apple se han convertido rápidamente en los pesos pesados
mundiales de teléfonos inteligentes, aunque ambos utilizan diferentes enfoques
para el mercado «, explicó Kevin Restivo, analista de investigación de
IDC.


Ganadores, perdedores y… Google



Con un juicio que presume extenderse durante meses, la pregunta que muchos se
hacen es cuánto y cuál empresa podría terminar siendo el perdedor de este
pleito legal.

No queda duda de que independientemente del fallo judicial, el caso podría
tener implicaciones financieras para ambas compañías. En caso de que favoreciera
a Apple –y fuera en contra de Samsung- podría ocasionarle una orden judicial
permanente sobre la venta de los dispositivos en cuestión.

Sin embargo, en este caso las tabletas Galaxy, objeto de la disputa, han
continuado evolucionando por lo que el retiro involucraría a productos del
pasado.

«Algunas cosas quizá se tengan que dejar de usar pero es por productos que
Samsung lanzó en su primera generación», dice GyG.

Lo cierto es que los expertos concuerdan en que el mediático juicio va a
revelar, más allá de los intentos de copiarse o competir entre las empresas,
el largo trayecto en que han estado colaborando y que las mantiene como
«socias».

«Lo interesante no es que se peleen, sino que están transformado al
mercado en una batalla de dos partes. En telefonía inteligente muy detrás de
ellos aparecen HTC, LG, Sony y Nokia», había comentado Cuen.

Pero, sobre todo, hay un tercer actor en todo este pleito que -aunque no está
directamente implicado en el caso- podría tener un lugar central en la disputa.

Se trata Google, a través de su sistema operativo Android, que es utilizado
en los dispositivos de Samsung.

«Si es una pérdida o una ganancia por parte de Samsung también lo será
para Google», concluye GyG.

Deja una respuesta