Apple le gana batalla jurídica por patentes a Samsung

El veredicto del jurado implica grandes pérdidas para Samsung.

La compañía surcoreana tendrá que pagar más de 1.000 millones de dólares por
daños.


Un jurado de Estados Unidos dio ayer la victoria a Apple en su batalla legal
contra Samsung, determinando que la compañía surcoreana copió características
claves de los populares iPhone y iPad, otorgándole 1.051 millones de dólares en
compensación a la firma estadounidense.
El veredicto podría llevar a una
total prohibición de las ventas de productos clave de Samsung y posiblemente
consolidará el dominio de Apple en el creciente mercado de las comunicaciones
móviles.
Varias compañías que venden teléfonos inteligentes con el sistema
operativo Android de Google podrían ahora enfrentar nuevas demandas de Apple,
una empresa que ya está entre las más grandes y rentables en la historia.
El
jurado deliberó por menos de tres días antes de entregar un veredicto sobre los
siete reclamos de patentes de Apple y los cinco de Samsung, lo que sugiere que
el pánel de nueve integrantes tuvo pocos problemas para concluir que Samsung
había copiado al iPhone y el iPad.

Miles de millones de dólares en futuras ventas están en juego.
Las
acusaciones de Apple sobre la copia de de sus diseños y características
realizada por Samsung son consideradas por muchos como un ataque contra Google y
su software Android, que controla los aparatos Samsung y se ha convertido en el
sistema operativo más utilizado en la industria.
Apple y Samsung, dos
compañías que venden más de la mitad de los teléfonos inteligentes y tabletas
del mundo, se han enfrentado en las cortes de varios países este año.
También
este viernes, un tribunal surcoreano determinó que ambas compañías tenían parte
de la culpa, ordenando a Samsung dejar de vender 10 productos, incluido su
teléfono Galaxy S II, y prohibiendo a Apple que venda cuatro productos
diferentes, incluido el iPhone 4.
Pero el juicio en Estados Unidos, país de
origen de Apple y el mercado tecnológico más grande e influyente del mundo, es
considerado el más importante.
La pelea comenzó en agosto del año pasado,
cuando Apple demandó a Samsung en múltiples países, acusando a esa compañía de
copiar deliberadamente al iPhone y al iPad. Por su parte Samsung
contrademandó.

Apple buscaba más de 2.500 millones de dólares en compensación por parte de
Samsung, que ha cuestionado esa cifra.
Las compañías son rivales, pero
también tienen una relación comercial de más de 5.000 millones de dólares.

Apple es el mayor cliente de los microprocesadores y otras partes de Samsung
que son cruciales para los aparatos de Apple.

El proceso
El jurado estadounidense pasó casi todo agosto
en una repleta corte federal en San Jose, a pocos kilómetros de las oficinas
centrales de Apple en Cupertino- oyendo testimonios, examinando evidencia y
viendo a los abogados de ambas partes en una agria disputa por siete patentes de
la empresa estadounidense, cinco de Samsung, y reclamos por daños.
El 21 de
agosto, los integrantes del jurado recibieron 100 páginas de instrucciones
legales de la jueza de Distrito Lucy Koh antes de oír los argumentos de cierre
de los abogados.
Los representantes legales de ambas empresas usaron sus 25
horas de tiempo en el juicio para presentar correos electrónicos internos y
testimonios de diseñadores y expertos.

Además, hicieron demostraciones de productos para convencer al jurado.
Por
momentos, sus preguntas generaron testimonios que permitieron vislumbrar
detalles que van más allá de la fachada corporativa, como los márgenes en las
ventas de iPhone y Samsung en Estados Unidos.
Desde el principio, la táctica
de Apple fue presentar lo que pensó que era evidencia cronológica de que Samsung
copiaba su teléfono.
La yuxtaposición de imágenes de teléfonos de ambas
compañías y correos electrónicos internos de Samsung que específicamente
analizaban las características del iPhone, con los abogados de Apple acusando a
la empresa asiática de tomar atajos tras darse cuenta de que no podría seguirle
el ritmo.
Por su parte, los representantes de Samsung, mantuvieron que Apple
no tenía derechos sobre los diseños geométricos como los rectángulos con puntas
redondeadas.
Dijeron que los reclamos de daños de Apple eran «ridículos» e
instaron al jurado a considerar que un veredicto a favor de la compañía
estadounidense podría reprimir la competencia y reducir las opciones de los
consumidores.

Deja una respuesta