Bill Gates invierte dinero en el inodoro del futuro

Feria de la 'Reinvención del Baño', patrocinada por la Fundación  Bill and Melinda  Gates en Seattle, Washington.

La Fundación Bill y Melinda Gates inició así la «Feria de la Reinvención del
Retrete» en Seattle (oeste de Estados Unidos) y concedió premios para las
innovaciones más prometedoras.
«Los inodoros son extremadamente importantes para la salud pública y, si lo
piensas, incluso para la dignidad humana», dijo Gates en un comunicado publicado
en www.thegatesnotes.com.
«Los retretes de cadena que utilizamos en el mundo desarrollado son
irrelevantes, poco prácticos e imposibles para un 40 por ciento de la población
mundial, porque estos no tienen con frecuencia acceso a agua, electricidad,
alcantarillas o sistema de tratamientos de aguas residuales».
La Feria de Reinvención del Retrete fue descrita como una concentración de
más de 200 inventores, diseñadores, inversores, socios y otros apasionados sobre
la creación de sistemas de gestión de desechos saludables, efectivos y
baratos.
Universidades de Gran Bretaña, Canadá y Estados Unidos recibieron premios en
una competición que comenzó el año pasado desafiando a los inventores a
encontrar un inodoro mejor.
El primer puesto fue para el Instituto de Tecnología de California, por
diseñar un inodoro que utiliza energía solar y genera gas de hidrógeno y
electricidad. La británica Universidad de Loughborough se situó en segunda
posición con un retrete que transforma los desperdicios en carbón biológico,
minerales y agua limpia.
El tercer lugar lo obtuvo la Universidad de Toronto por un inodoro que
recupera los minerales y el agua y desinfecta los desperdicios humanos. «Cuatro
de cada diez personas en el mundo no cuenta con un lugar seguro para defecar»,
afirmó la Fundación Gates en un mensaje de video.
«Aproximadamente 2.500 millones de personas en el mundo no tienen acceso a
sistemas sanitarios seguros para gestionar la necesidad básica y vital de
eliminar sus residuos corporales», según Gates.
«Más allá de la cuestión de la dignidad humana, esta falta de acceso pone en
peligro vidas humanas, crea una carga económica y sanitaria en los países pobres
y perjudica el medio ambiente», afirmó Gates.
La comida o el agua contaminada con heces causan enfermedades intestinales
que matan a 1.500 millones de niños anualmente, una cifra mayor que la de
muertes por sida y malaria conjuntas, según Gates.
«Inventar nuevos inodoros es una de las cosas más importantes que podemos
hacer para reducir la mortalidad y la enfermedad y mejorar la vida de las
personas», concluyó el filántropo.

Deja una respuesta