Aniversario: Steve Jobs, el creador inconforme

A un año de su muerte, quedan las lecciones de un visionario que insistía en pensar diferente. Hoy el mundo lo recuerda.
 
Tras un hombre una estela. Juan David Londoño Gómez , director de Creo, desarrollo del pensamiento creativo, resume en este decálogo lo que aprendimos con Steve Jobs .

1.Comenzó desde abajo
Al igual que muchos grandes genios, su motivación para crecer eran sus condiciones adversas como ser adoptado y comenzar en un pequeño garaje.

2. No concluía, siempre aprendía
Desde muy joven estuvo en empresas como HP y Atari no como un empleado más, sino como un visionario que hizo de estas experiencias un escalón para su formación personal y profesional.

3. Era un eterno incorforme
Por ello nunca se conformó con los innumerables triunfos que cosechó en su industria, sino que cada uno de ellos era a su vez la nueva meta a vencer y superar.

4. No vivía de sueños, los cumplía.
Mientras que muchos viven de anhelos y buenas intenciones, Steve Jobs dejó su legado de creatividad e innovación de una manera tangible a través de generaciones de grandes ideas que se vieron materializadas en sus productos.

5. Aprendía de cada caída
Su trampolín para subir era aprender al caer. Hizo de su despido de Apple no una adversidad, sino la oportunidad para demostrar al mundo su talento en una nueva empresa, lo cual reconfirmó su potencial para volver con la que sería la etapa de mayores logros en su profesión.

6. No veía pasar el cambio, hacía el cambio
Era un visionario que no seguía tendencias sino que por el contrario las creaba para que otros las adoptaran.

7. Hizo de lo nuevo, algo familiar
Y de lo familiar también algo nuevo. Una de las principales resistencias humanas es al cambio y a lo desconocido. Jobs hizo de la tecnología y la innovación un producto útil y amigable que hoy se encuentra en cada hogar, bolsillo y manos de miles de personas en el mundo entero.

8. Creía en el poder de lo simple
Una definición sencilla de creatividad podría ser: “menos, es más” y eso fue lo que Jobs logró en especial con cada uno de sus productos, los cuales permiten grandes posibilidades en formatos cada vez más reducidos.

9. Creía y quería lo que hacía
No son los más inteligentes quienes logran el éxito, sino aquellos que más persisten en lo que hacen fruto de su fe y amor en cada tarea que emprenden.

10. Pensaba diferente
Siempre estaba dispuesto a ver tras lo obvio y en superar en lo que todos se enfocan. Su mente se entrenó para buscar el patrón diferente y la perfección. Esa es la herencia que su marca le dejó a la humanidad.

Deja una respuesta