¿Por qué querría Apple lanzar una tableta más pequeña?


Steve Jobs renegó de las tabletas menores de 10 pulgadas, pero todo apunta a
que Apple lanzará el martes una más pequeña que el iPad para participar en
importante nicho de mercado.

Con el lanzamiento, Apple también quiere conquistar el segmento educativo y
disponer de un nuevo vehículo que coseche una venta masiva de contenidos. Hasta
ahora, los dispositivos móviles inteligentes de la compañía de Cupertino
(California) -iPhone y iPad- han abierto mercado y han sido de gama alta, con
grandes capacidades pero también con unos precios que sólo están al alcance de
unos pocos.

El que fuera consejero delegado de la empresa, Steve Jobs, (1955-2011),
aseguró en octubre de 2010 que las tabletas de sus competidores estarían
«muertas nada más llegar» porque consideraba las 10 pulgadas del

iPad el tamaño mínimo para utilizar adecuadamente las aplicaciones de una
tableta.

Sin embargo, la acogida de las propuestas en 7 pulgadas de Amazon -Kindle
Fire- y de Google -Nexus 7- no le han dado la razón al carismático directivo. Si
el día 23 Apple mueve ficha para entrar en el mercado de las tabletas pequeñas,
la jugada va a ser escrutada con lupa por inversores, analistas y
competidores.

«Hay que ver qué lanza, en qué formato. En el supuesto de que fuera
exactamente el mismo dispositivo que el iPad, simplemente más pequeño pero sin
nada revolucionario ni ningún servicio nuevo, (…) seguir a la competencia en
un formato sin aportar nada nuevo no sería consistente con la estrategia de
Apple», indicó a Efe el director de análisis de la consultora IDC, Rafael
Achaerandio.

El analista, que no descarta que con Tim Cook al timón la compañía «pase a
ser otra Apple», considera que una estrategia que no vaya abrazada a la
innovación tendrá un impacto negativo a largo plazo y podría hacer que sus
inversores se preocupasen.

Sin embargo, el coordinador del portal especializado Applesfera, Pedro Aznar,
recordó que Apple se ha desdicho en otras ocasiones en el pasado sin que la
factura fuera negativa: lo hizo incorporando vídeo al iPod, sacando portátiles
menores de 15 pulgadas o lanzando el Macbook Air, cuando Jobs se había mostrado
contrario a estas tendencias.

«Los tiempos cambian y los mercados evolucionan. Apple no está en una
posición preocupante que le obligue a lanzar una tableta pequeña porque la
competencia se lo vaya a comer. Son el número uno en tabletas pero tienen un
problema y es que su producto es demasiado caro para que llegue donde quieren,
como es el mercado de la educación», sostiene Aznar.

Achaerandio apunta que la educación es un área clave para el negocio de las
tabletas. Si un nuevo dispositivo de Apple aportara algo diferencial en este
campo y no sólo quisiera «tapar hueco», el analista consideraría el lanzamiento
un acierto.

Aznar vaticinó que la compañía de Cupertino va a sacar una tableta que
contenga las principales características del iPad pero que sea más económica
(250 ó 300 dólares) porque los universos que rodean a Kindle Fire y a Nexus 7
están «un poco vacíos» de aplicaciones y de contenidos.

Y es que el coordinador de Applesfera cree que el objetivo último de Apple no
es vender dispositivos, sino hacer negocio comercializando contenidos. Tanto
Achaerandio como Aznar coincidieron en que un iPad mini tendría un éxito
«brutal» entre el público.

«Las ventas serán buenas porque un dispositivo más pequeño con un precio
menor va a tapar huecos que la competencia está aprovechando y a veces es mejor
canibalizarte ventas de iPad a ti mismo que te las canibalice otro», afirmó el
analista de IDC.

Aunque convencido de que un iPad mini tiene hueco en el mercado, Aznar
reconoció que en los últimos tiempos a Apple le «falta un poco de valentía» a la
hora de proponer productos revolucionarios. Pese a todo, no descarta que la
compañía de Cupertino pueda estar guardándose un as bajo la manga con el que
deslumbrar a las mil personas que caben en el auditorio del California Theatre,
donde hará su presentación Tim Cook el próximo martes.

Deja una respuesta