Los emoticones cumplen 30 años de existencia

Emoticon

 


El profesor Scott Fahlman no fue, quizás, el primero en proponer el uso de
los dos puntos, un guión y el paréntesis -es decir, 🙂 – para dibujar una cara
con símbolos tipográficos. Pero sí fue el primero en hacerlo en la era digital,
y el que, a su manera, logró que se hicieran populares.
Según Fahlman (que treinta años después sigue dando clases en la Universidad
Carnegie Mellon) el emoticón nació como una forma de contextualizar un
comentario en las listas de distribución de e-mail (en rigor, en lo que por
entonces se conocía como BBS), de tal manera que se pudiera aclarar cuándo una
frase debía ser leída en tono de humor, y cuándo no. Hace diez años se recuperó
el mensaje original que contiene esa sugerencia y, con él, la fecha exacta en
que fueron propuestos los emoticones.
Fahlman, entrevistado por LA NACION en 2009 , expresó que preferiría ser
recordado por sus aportes a la investigación en inteligencia artificial y los
sistemas de codificación de conocimiento que por su propuesta de uso de las
caritas.
Según le dijo a LA NACION vía e-mail, Fahlman considera que los emoji (el
equivalente japonés de los emoticones, que suma dibujos de todo tipo) arruinan
el desafío de encontrar una forma inteligente para expresar emociones con los
caracteres estándar del teclado.
En el sitio iEmoji.com se listan los más populares (la mayoría, usados en la
aplicación de mensajería móvil Whatsapp y el software de chat de Microsoft,
entre muchos otros) y el significado genérico de las caritas que, como imagen o
texto, contribuyen desde hace treinta años a sumarle sentido contextual al texto
escrito.
Fahlman comenzó a trabajar en inteligencia artificial hace tres décadas
cuando era un estudiante de grado, y en herramientas para representar
conocimiento común en forma digital. «Estaba en eso en 1982, pero las
computadoras de entonces no eran lo suficientemente poderosas como para hacer la
tarea, así que estuve con otros temas por unos veinte años. Ahora las
computadoras son 10.000 veces más veloces, y las memorias son 100.000 veces
mayores, así que volví al tema, y creo que estoy haciendo un buen progreso. Así
que quizá algún día haré algo en mi investigación que genere más interés que el
:-). Pero a su manera es divertido ser un poco famoso por algo, aún si fue por
diez minutos de mi vida hace treinta años».

Deja una respuesta