¿Eres un adicto a los videojuegos?

Con el auge y la influencia de los videojuegos muchos niños y jóvenes pueden pasar de una simple afición a una gran adicción por este mundo tecnológico. Blog te cuenta cómo descubrir este problema.

¿Eres un adicto a los videojuegos?. Foto: sxc.hu

Hace ya un poco más de 20 años que el fascinante campo de las consolas de video se convirtió en uno de los mercados con mayor crecimiento y de mayor rentabilidad para las grandes empresas fabricantes del planeta.

Los videojuegos son simplemente entretenimiento para todas las edades, pero no cabe alguna duda que actualmente los que más consumen son jóvenes entre los 12 y 24 años. Este mundo parece a simple vista algo divertido y sin peligro alguno, pero en el último tiempo se ha detectado que los jóvenes corren el riesgo de convertir estos juegos en un temible vicio que puede afectar su entorno social.
 
Según la psicóloga terapista, Nancy Pinto, todos los jóvenes practicantes de esta clase de actividades pueden llegar a adquirir una notable dependencia hacia las consolas, celulares y demás dispositivos tecnológicos que no sean controlados y restringidos adecuadamente por los adultos.
 
“La juventud de hoy en día está muy enfocada en la tecnología (internet, videojuegos) gracias a la habilidad que ellos desarrollan espontáneamente; un joven de esta época tiene la cabeza en un mundo totalmente diferente a uno de los años 90, sencillamente por lo que les ofrece la sociedad actual. Los videojuegos están de moda y es una realidad que los adultos deben saber controlar con sus hijos, eso sí, sin llegar a la prohibición”, comenta la especialista.

Síntomas
 
Los síntomas de un joven adicto a estos dispositivos son demasiados, desde llegar a sentir rabia y frustración de no tener la consola cerca; estos pueden pasar más de 20 horas diarias jugando sin tener ganas de comer o descansar por un instante.

Tensión: Muchos niños a la hora de jugar y estar sentados frente al TV se muestran tensionados, desesperados y hasta violentos sin estar en una situación dramática de un juego. Esa tensión la tienen incluso mientras esperan que un juego cargue o lea.

Cambio de horarios: Un síntoma que evidencia una adicción a las consolas es cuando las horas de sueño, comidas y demás actividades se ven afectadas porque el joven se dedica día y noche a jugar. En ocasiones se puede jugar hasta las 4 de la mañana, y tan sólo 3 o 4 cuatro horas después se está nuevamente al frente de la consola.

Perdida de relaciones: Si un joven no comparte absolutamente nada con otras personas de su edad, incluso con sus familiares, puede que su afición por los videojuegos este llegando a un límite peligroso. Por querer jugar todo el tiempo dejan de salir a la calle, ir al colegio o incluso llegan a sacar excusas para quedarse solos en casa.

Se pierde del mundo: Es común en los casos de adicción a los videojuegos que las personas no respondan, escuchen o muestren interés alguno en otras cosas mientras están jugando. Las respuestas con monosílabos o la indiferencia pueden decir mucho acerca de esta adicción.

Mentiras sobre el uso: Los jóvenes con adicción a la tecnología pueden generalmente mentir sobre el uso excesivo de estos dispositivos, muchos niegan el haber utilizado su consola durante cierto tiempo sin necesidad de mentir, lo hacen porque si, se vuelve una costumbre para ellos.

Perdida de dinero: Si todo el dinero que tiene un joven lo invierte en videojuegos es algo preocupante; en la actualidad los sistemas de entretenimiento como Xbox y PlayStation tienen plataformas para comprar contenido en línea. Hay que tener mucho cuidado con el manejo y gasto del dinero de los jóvenes.

La solución para este problema de la adicción a los videojuegos o a la tecnología, no se acaba prohibiendo el uso de consolas, computadores o teléfonos inteligentes. Esta problemática va más allá de un “no rotundo”.
 
Muchos jóvenes adquieren este hábito por diferentes causas como la soledad, los problemas de comunicación en la casa, rechazo en el colegio o simplemente por un descuido de los adultos, que creen que por darle una consola de videojuegos ellos se van a apartar de los vicios de la sociedad o se van a mantener ocupados sin hacer “mucho ruido”.
 
Actualmente en Latinoamérica este problema crece constantemente, los videojuegos son una realidad del presente y por tal razón las instituciones enfocadas a tratar este tipo de adicciones son cada vez más comunes.
 
En Colombia muchos centros de salud privados tienen personal profesional que brinda ayuda para este problema. En nuestro país existe la Fundación Colombiana Juego Patológico, la cual tiene programas especiales para tratar las diferentes adicciones de los jóvenes.

Deja una respuesta