Blockbuster renuncia a convertirse en la competencia de Netflix

 
El multimillonario Charlie Ergen renunciará a su plan de convertir a la, en algún momento poderosa cadena de videoclubes Blockbuster, en un competidor de Netflix (servicio de televisión por demanda en internet) y minorista de aparatos.
 
Cuando Dish Network Corp., la empresa de Ergen, adquirió Blockbuster y la sacó de la bancarrota en abril de 2011, el ejecutivo planeaba usar los locales para vender dispositivos móviles de Dish que pudieran usarse para ver películas de Blockbuster en streaming. Esos planes fracasaron cuando los reguladores estadounidenses no aprobaron de inmediato una excepción que permitiera a la firma usar su propio espectro satelital para la transmisión terrestre de datos y voz.

“Uno comete muchos errores cuando hace negocios”, dijo Ergen, fundador y presidente de Dish, en una entrevista el pasado 3 de octubre. “No creo que Blockbuster vaya a ser un error pero no está claro que vaya a ser una decisión transformadora”.

Dish inició el proceso de cerrar los locales que ya no tienen sentido estratégico, plan que le permitirá obtener ganancias por la adquisición de US$320 millones, agregó Ergen. Algunos locales de alquiler de DVD de Blockbuster todavía pueden ganar dinero en las regiones rurales, explicó. En agosto, quedaban en Estados Unidos unos 900 locales, una fracción de los miles que en otro tiempo operaba.
Los planes de Ergen para Blockbuster se frustraron cuando el proceso de autorización del ente regulador para sus licencias de ondas de radio llevó más tiempo del previsto. El ejecutivo dijo haber pensado que el gobierno aprobaría el plan de Dish en 2011 como había hecho con LightSquared Inc. de Philip Falcone, que también intentaba tender una nueva red de evolución a largo plazo.

Deja una respuesta