‘Innovar es mucho más que montar un negocito’

Catalina Ortiz / Gerente de iNNpulsa Colombia

Para Catalina Ortiz, gerente de iNNpulsa Colombia, el emprendimiento en el
país se centra más en la subsistencia que en la innovación.


El emprendimiento y la innovación en el país tienen un muy pesado lastre: los
colombianos le tienen una gran aversión al riesgo y son dados a no pensar en
grande, asegura Catalina Ortiz, gerente de iNNpulsa Colombia, la unidad estatal
recién creada, precisamente, con el fin de promover el emprendimiento dinámico y
la innovación empresarial para convertirlos en ejes de desarrollo económico y
social.

A esas dos características, que, dice Ortiz, están por encima de la falta de
recursos, se adiciona el hecho de que una iniciativa que fracasa recibe “un
castigo severo”, pues se considera que “quebrarse es una desgracia
personal”.

En los países que tienen un mayor emprendimiento, explica, una quiebra es
parte de un proceso que brinda enseñanzas y experiencias para seguir con la
próxima.

Este es un tema de mentalidad y cultura sobre el que iNNpulsa Colombia está
trabajando, para remover esas barreras con miras a impulsar la innovación y el
emprendimiento de gran potencial.

¿Ese es el objetivo de la unidad que usted dirige?

Es uno de los objetivos: ayudar a construir y fortalecer una cultura adecuada
para emprendimiento e innovación. Hay que pensar en grande, ya que no tenemos
una visión muy global de los negocios.

La gente dice que quiere emprender, pero realmente lo que quiere es ser
independiente.

De golpe no quiere tener jefe pero no está pensando tener una gran compañía,
sino un negocito, un servicio de consultoría, no están pensando en crear
empresas.

Entonces, todas esas barreras culturales son el primer objetivo de
iNNpulsa.

¿Dónde queda, entonces, la frase de que los colombianos son muy
emprendedores?

En Colombia hemos sido bastante exitosos en el emprendimiento de
subsistencia, en el microcrédito, pero si lo que se quiere hacer es una empresa
grande, 5 o 20 o 30 millones de pesos no son suficientes. Nosotros estamos
trabajando con énfasis en emprendimientos que tienen aspiraciones un poco más
grandes y el potencial de llegar a ser de gran tamaño.

¿Y cuáles son las acciones concretas que realizan?

Una de las cosas que hacemos es mejorar el entorno con especial énfasis en un
ingrediente que falta en todos los entornos: la plata, porque sin esta es muy
difícil avanzar, no solo en Colombia sino en el mundo, porque innovar está
asociado a altísimos grados de riesgo y el esquema tradicional de crédito no
funciona.

¿Específicamente qué hacen?

Por ejemplo, el Gobierno aprobó recursos de capital semilla por 9.600
millones de pesos para promover el emprendimiento dinámico y de alto impacto,
caracterizado por su alto potencial de crecimiento rápido, rentable y
sostenible.

Hasta el 15 de noviembre está abierta la convocatoria para proyectos que
podrán ser cofinanciados con montos entre 50 y 350 millones de pesos.

¿Las iniciativas deben tener alguna característica para acceder a
esos recursos?

La apuesta que estamos haciendo es por emprendimientos que generen valor
extraordinario, es decir, que se basen en la innovación, que tengan el potencial
y vayan en una trayectoria que perfile ventas de al menos 4.000 millones de
pesos anuales en sus primeros 10 años de operaciones, con una rentabilidad mayor
al 8 por ciento y un margen operativo superior al 4 por ciento.

Estos proyectos, insisto, podrán acceder a recursos no reembolsables de
capital semilla en un rango entre 50 y 350 millones de pesos para financiarse en
etapas tempranas.

Antes de la aprobación de iNNpulsa, se dijo que también apoyaría a
las regiones. ¿Esta idea se mantiene?

Sí, es otro de los objetivos nuestros, porque esto tiene que quedar anidado
en las regiones donde la capacidad alrededor de la innovación y el
emprendimiento es todavía bastante deficiente.

ESTIMULAR LAS REGIONES, UNA DE LAS TAREAS

En cuanto a la labor que la institución desarrolla en las regiones, Ortiz
aseveró que trabajan en conjunto con Colciencias y las cámaras de comercio para
que los emprendedores puedan acceder a recursos de financiación.

Adicionalmente, dijo que están organizando Rutas Competitivas, “un proyecto
que les ayuda a desarrollar y organizarse alrededor de sus apuestas productivas.
Medellín comenzó a trabajar hace 15 años en el tema de ‘cluster’, se ha
mantenido en él y le ha ido muy bien. Barranquilla entró en esto hace como dos
años y también tiene unas señales tempranas de que eso le está funcionando
bastante bien”, explicó la funcionaria.

En este sentido, INNpulsa adelanta un proceso de acompañamiento con un
consultor para organizarlas en forma de ‘cluster’ y que sean independientes, por
lo que también han organizado reuniones entre las cámaras de comercio y
representantes del BID.

Deja una respuesta