No todo es color de rosa cuando se trabaja desde la casa


La adaptabilidad es una de las características más importantes en un
empleado para teletrabajar.

Aunque trabajar desde la casa (o home office) se posiciona cada vez más como
un ideal para la mayoría de los empleados, en ciertas ocasiones puede afectar su
productividad.

Así lo afirma una encuesta realizada por Regus a 24 mil personas en 90
países, cuya versión local muestra que, aunque mejora su calidad de vida, no
siempre es la mejor opción.

“Los empleados, naturalmente, se benefician con las prácticas de trabajo
flexibles, ya que pueden evitar los largos traslados y trabajar en los horarios
que sean más cómodos para ellos, a fin de mejorar su equilibrio entre el trabajo
y la vida personal.

Sin embargo, estos resultados sugieren que un ambiente profesional cercano a
casa es preferible a realmente trabajar en casa, para evitar la presión sobre la
familia, proyectar una imagen profesional y mejorar la productividad general”,
explicó Ana María Castro, directora de Regus para la región nordeste.

Según el sondeo, la mitad de los participantes colombianos aseguró que su
principal problema es la atención que requiere su familia cuando se encuentra en
el hogar, seguido de la dificultad para concentrarse en los asuntos de trabajo
(43 por ciento) y que los hijos, la familia o las mascotas interrumpen las
llamadas laborales (37 por ciento).

En adición, la falta de lugares y los implementos adecuados también son
obstáculos que, aparentemente, inciden de manera negativa en su
productividad.

Debido a esto, el 28 por ciento se queja de una mala postura pues su oficina
doméstica no es la adecuada y, en el 27 por ciento de los casos, dicen que no
tienen una superficie adecuada para trabajar.

“Una mala postura puede provocar problemas de salud graves, como lesiones por
movimientos repetitivos y una pérdida de tiempo y productividad para el
empleador.

La encuesta destaca que el trabajo en casa puede no proporcionar un entorno
profesional adecuado y además dañar su salud”, aseveró Castro.

Al respecto, César Cheng, socio director general de Deloitte en Colombia,
dice que el Home Office “no es para todos. De acuerdo con la naturaleza del
trabajo, en muchos casos la mejor opción continúa siendo el puesto de trabajo
tradicional en el lugar de trabajo”.

DISCIPLINA, EL SECRETO

Para Julio Mora, gerente de cuentas corporativas Nola de Citrix, quien lleva
más de 14 años trabajando en esta modalidad, el éxito de trabajar desde casa
reside en la disciplina de los empleados para distribuir su tiempo de manera no
tradicional.

“Trabajar desde la casa es una experiencia con virtudes y complejidades.

Esto ha significado una evolución en la relación que tengo con mi señora y mi
hijo”, aseguró.

“Mantener el equilibrio entre el trabajo y la vida es un tema de
disciplina.

La dificultad es tomar la decisión; si usted quiere trasladar sus costumbres
de la oficina a su casa, nunca lo va a lograr”, agregó Mora, y explicó que,
gracias a los avances tecnológicos, su oficina es su iPad y, cuando debe hacer
informes, se acomoda en el comedor de su casa con la ayuda de una silla
ergonómica.

Deja una respuesta