Pocos empresarios han aprendido a pagar por internet

 
Aunque las Cámaras de Comercio han librado agresivas campañas para que los empresarios registrados y afiliados utilicen métodos virtuales en el pago de trámites como el registro mercantil, un requisito obligatorio que debe cumplir quien tenga un negocio, no muchos aún le ‘jalan’ a este medio para pagar la renovación de su matrícula.
 

Este es uno de tantos ejemplos para mostrar cómo se dejan de utilizar las nuevas herramientas para ahorrar tiempo.

Si bien un buen porcentaje de los empresarios- en el caso de las Cámaras grandes es la mayoría – utilizan Internet para hacer trámites, consultas, diligenciar formularios y realizar la liquidación del valor de la renovación, al momento de pagar, es decir de poner la plata, los comerciantes y empresarios prefieren imprimir y hacer la cancelación por bancos o en la misma Cámara de Comercio.

Esto se evidencia en las estadísticas que reportan las entidades. Según los datos disponibles de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras), más de 70% de los empresarios están usando los servicios de renovación de la matrícula mercantil por Internet que les permite diligenciar el formulario, liquidar el valor que se debe cancelar y realizar el pago.

Sin embargo, de este porcentaje sólo alrededor de 15% en promedio hacen el procedimiento completo, es decir, efectuar el pago por Internet en modalidad crédito o débito. El resto genera la orden de compra y la imprime.

En Cámaras como la de Medellín para Antioquia, que es una de las más grandes del país, se reporta que de los 72.128 empresarios que hay registrados y que deben renovar, el 95% hacen el trámite por Internet con asistencia, pero sólo el 11%, es decir, 8.282 comerciantes hacen la transacción por esta vía. En Cámaras de menor tamaño el porcentaje no va más allá del 10%

¿A qué se debe?
Está claro que de los matriculados en las Cámaras de Comercio, más de 80% son pequeños y microempresarios, la mayoría de estos últimos propietarios de tiendas, pequeños negocios de barrio y personas naturales, muchos de los cuales no tienen acceso a Internet. Pero hay un grueso grupo de empresarios y comerciantes que aún teniendo entrada a la red, prefieren hacer las transacciones en físico.

Un ejemplo de ello lo tiene la Cámara de Comercio de Manizales (CCM). De acuerdo con Sandra María Salazar, directora de la Unidad de Registro de la entidad, de los más de 17.000 comerciantes registrados han identificado que 3.000 tienen los medios de utilizar la red para hacer transacciones virtuales, pero sólo 600 pagaron el registro mercantil en 2012 por esta vía.

Entre las razones que Salazar señala están la desconfianza y para decirlo a ciencia cierta, el miedo de muchos comerciantes a utilizar medios electrónicos para pagar sus cuentas.

“La gente no ve los medios virtuales aún muy seguros y hay que decir que las Tic no están masificadas como herramienta de trabajo. Y lo que está claro es que la confiabilidad de pagos por Internet es débil y ahí hay un obstáculo para incrementar el número de comerciantes que utilicen los medios virtuales.

También se ha visto que hay gente que le gusta venir a la Cámara a renovar”, señaló. A esto la directora de Registros Públicos de la Cámara de Comercio de Pereira (CCP), Luz Enid Briceño, agrega que el comerciante mediano y pequeño, aún teniendo los medios para ello, es celoso de pagar en línea.

Ante ello, las Cámaras han emprendido campañas de sensibilización enfocadas a incrementar el número de comerciantes que renueven y paguen por Internet. “Incluso estamos haciendo rifas para motivar e incentivar este mecanismo”, dijo la directiva de la CCM, al indicar que espera que este año por lo menos 1.000 comerciantes paguen la renovación del registro mercantil, que se debe hacer antes del último día de marzo, por la red.

Los beneficios
Entre los beneficios que cita Confecámaras de realizar transacciones utilizando la red, se destaca que es un procedimiento fácil y cómodo que se puede realizar cualquier día de la semana, las 24 horas. Otra de las ventajas es que la información sobre la renovación queda actualizada inmediatamente, mientras pagando con otro medio se debe esperar, por lo menos, un día. Según Confecámaras, este año deben renovar su matrícula mercantil antes del 31 de marzo 1.845.000 personas naturales, 823.000 sociedades y 1.760.000 establecimientos, sucursales y agencias.

Es un tema cultural
Según señaló Santiago Ocampo Gómez, consultor en comunicación corporativa, el bajo nivel de transacciones que se reportan en trámites elementales como el registro mercantil, se debe a un tema cultural. “Pese a los esfuerzos para disminuir la ‘tramitomanía’, teniendo en cuenta que la virtualidad es una herramienta clave en ese proceso, el impreso se sigue imponiendo como la forma de demostrar que la diligencia sí se hace. Lo virtual aún no tiene el valor que en realidad debe poseer”, señaló. El experto coincide con los directivos de Cámaras de Comercio en que hay un tema de desconfianza en los sistemas virtuales, que según dice, se debe entrar a corregir.

Deja una respuesta