El FBI usa Twitter y redes sociales para vigilar fraudes en fondos de inversión

La «Operación Perfect Hedge», como es conocida, ha llevado a acusar a más de 60 operadores de fondos de inversión, analistas y asesores de la industria.


El FBI ve a la redes sociales como un terreno potencialmente fértil para los fraudes en fondos de inversión y tiene personal examinando Twitter y Facebook, según dos destacados agentes que dirigen una investigación sobre el uso de información confidencial en los mercados dentro de la industria de los fondos de inversión.

April Brooks, agente especial a cargo de la oficina de Nueva York del FBI, y David Chaves, un agente de supervisión, señalaron que es difícil predecir cuál será la próxima oleada de fraudes de este tipo, pero aseguraron que habrá mucho que hacer debido a los avances en la tecnología y las redes sociales.

«Les diré que la tecnología tendrá un gran papel, así como los medios sociales, Twitter. Cualquier tipo de tecnología que sea nueva y que hoy no exista, si hay alguna manera de explotarla, estos individuos la explotarán», comentó Brooks a Reuters Televisión en una entrevista para la Cumbre de Reuters sobre el Panorama de Inversión 2013.

Brooks y Chaves supervisan la que el FBI llama «Operación Perfect Hedge», que ha llevado a acusar a más de 60 operadores de fondos de inversión, analistas y asesores de la industria.

El martes pasado, un día después de la entrevista con Reuters TV, el Gobierno estadounidense acusó a un ex empleado de SAC Capital de Steven A. Cohen, Mathew Martoma, de formar parte de un plan que utilizaba información confidencial que según los fiscales fue «el más lucrativo» de la historia, en US$276 millones.

Aunque Cohen, cuyo fondo de inversión por valor de 14.000 millones de dólares (10.799 millones de euros) es uno de los más exitosos y conocidos de Wall Street, no fue acusado de nada, la queja dice que concluyó las transacciones de Elan Corp y Wyeth en julio del 2008 antes de conocerse malas noticias sobre unos ensayos clínicos en los que trabajaban ambas compañías.

Brooks y Chaves no han hecho declaraciones sobre el caso SAC durante la entrevista, y han declinado hablar sobre investigaciones en curso. «Algunos creen que el uso de información confidencial está aumentando y que está llegando a un máximo. Yo sugeriría que no hemos llegado», ha declarado Chaves.

Deja una respuesta