Sobrevivir a internet: el nuevo reto de centros comerciales

Cómo competir con las ventas ‘online’. Incluir hospitales y oficinas gubernamentales en la oferta hace parte de la ‘revolución minorista’.

Conforme un creciente número de compradores se pasa a internet, los propietarios de centros comerciales europeos están tratando de atraerlos incluyendo servicios que no pueden reproducirse en la web, como atención hospitalaria u oficinas gubernamentales. Los centros comerciales deben convertirse en algo más parecido a centros comunitarios integrales para sobrevivir a la creciente lista de minoristas fracasados como HMV y Blockbuster, dijeron expertos en propiedades durante la feria comercial anual MIPIM que se celebra en Cannes, Francia.
 
En el lado positivo de la ‘revolución minorista’, los expertos prevén grandes ganancias en los almacenes ya que cada vez se envían y devuelven más productos a través del correo. “Los días del centro comercial autónomo están contados”, dijo David Roberts, presidente ejecutivo de la firma de arquitectura Aedas, uno de los cinco mayores estudios del mundo. La empresa ha estado implicada en proyectos maestros en Asia, Europa y Oriente Próximo. “En 20 años se encontrarán tiendas que venden libros y DVD reemplazadas por sitios que dan a la gente una razón para ir al centro comercial: galerías de arte, centros educativos y de salud o tratamientos de spa”, comentó.
 
Florencio Beccar, mánager de fondos de CBRE Global Investors, un fondo europeo de centros comerciales, citó la reciente compra de un centro comercial en Alemania, diciendo que el hecho de que incluyera un centro médico era un gran plus. “Una vez vi una clínica en un centro comercial brasileño donde la persona ingresa y le avisan con un dispositivo cuando están preparados. Mientras, se va de compras”, dijo. “Con el envejecimiento de la población en Europa se puede prever que esto pase cada vez más”, agregó.
 
CBRE Investors, que ha invertido unos 14.000 millones de euros (18.200 millones de dólares) en propiedades minoristas en Europa y tiene 5.000 inquilinos, también posee un pequeño centro comercial en el sur de Suecia, con una biblioteca y una oficina municipal, afirmó. “Cada vez más desarrolladores de centros comerciales tendrán reuniones, en primera instancia, con este tipo de inquilinos, al igual que con los grandes minoristas”, dijo Beccar.
 
Propietarios de centros comerciales como Land Securities, Intu, Westfield y Klepierre han incrementado el número de restaurantes y cines para persuadir a los clientes de quedarse más tiempo y ofrecen promociones para recompensar a los clientes habituales que pueden ser localizados a través de sus celulares.
 
CRECIMIENTO DE LOS ALMACENES
Pero esos pasos no van lo suficientemente lejos, según algunos expertos, a la luz de las previsiones que estiman que el 90 por ciento del crecimiento de las ventas minoristas en Reino Unido, Francia y Alemania, entre el 2012 y el 2016, o 91.500 millones de euros, sea online, según la filial de propiedades de la aseguradora francesa AXA, que gestiona 43.000 millones de euros en bienes. Además de cambiar el interior, los propietarios de los centros comerciales tendrán que tomar prestadas ideas de mercados emergentes como Dubái o China, donde los centros son parte de urbanizaciones más amplias de uso mixto donde hay viviendas o se incluyen espacios abiertos para pasar tiempo libre.
 
Los grandes beneficiados
Todos coinciden en que los dueños de almacenes son los beneficiados por el cambio de hábitos. Por cada 1.000 millones de euros en ventas ‘online’ , la demanda de espacio para centros de distribución se incrementa en 72.000 metros cuadrados, según encontró en el Reino Unido, Alemania y Francia la tienda de almacenes Prologis.

Deja una respuesta