Twitter, el nuevo amigo de los jefes de prensa

 
Es indiscutible: Twitter revolucionó para siempre la manera cómo los líderes políticos se comunican con los ciudadanos. Cada año es más grande el número de mandatarios y funcionarios que abren una cuenta en esta página. Por eso, las oficinas de prensa de las instituciones han tenido que adaptarse al cambio que trajo este nuevo elemento. Si en algunos casos Twitter facilitó el trabajo de estos departamentos, en otros puede convertirse en un dolor de cabeza. Lo importante, según dicen varios jefes de prensa, es adaptarse al nuevo reto.
 
Esta red además ha permitido una relación directa de los dirigentes con las personas. Esa es una de las razones por las que al final del año pasado, tres de cada cuatro jefes de Estado tenía cuenta en Twitter, un crecimiento de 78% respecto a 2011, según reveló un estudio anual de la firma Digital Daya, que analiza cómo se comunican los líderes del mundo a través de las nuevas tecnologías.

En las conclusiones del estudio se afirma que hoy en día los medios tradicionales no son adecuados y, en algunos casos, efectivos. “Esto se debe a que los líderes buscan estar donde está la gente, y están dándose cuenta de que las opciones para comunicarse con su electorado están siendo redefinidas”, dice el documento.

En el caso de la oficina de comunicaciones del Ministerio de Hacienda de Colombia, que es dirigida por Erika Delgado, la experiencia ha sido positiva. Ella asegura que el ministro, Mauricio Cárdenas Santamaría, es un amante de Twitter y eso le ha servido a la oficina para llegar a más público y acercarse a la gente. “Lo que permite es que ellos se vuelvan más activos en el tema de comunicaciones. Pueden mandar una información en una frase y nosotros lo que hacemos es complementarla”, asegura Delgado.

El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, es otro de los que ha encontrado en esta red una de sus principales herramientas para gobernar, y a través de ella ha dado muchas de las noticias más importantes de su administración. Su jefe de prensa, Rodrigo Silva, asegura que el alcalde maneja personalmente su cuenta de Twitter. “Cuando escribe noticias importantes para la ciudad, lo que hacemos nosotros es generar un boletín con la información”, cuenta Silva.

Pero si para algunos ha sido afortunado el posicionamiento de Twitter como una herramienta indispensable en el trabajo público, para otros puede no ser tan grata la experiencia, pues muchas veces se escribe al calor de los acontecimientos.

Para Federico García, politólogo de la Universidad Javeriana, hay dos maneras en las que los dirigentes manejan sus cuentas: delegándolas a sus oficinas de prensa o siendo ellos mismos quienes las actualizan. “Pero ahí surgen también dificultades: cuando el jefe de prensa actúa sin el consentimiento del funcionario, o cuando éste abusa de la herramienta y comete errores”, dice García.
Sin embargo, también hay casos en los que el manejo de las cuentas es mixto. Por ejemplo, la cuenta del presidente estadounidense Barack Obama es manejada por un equipo de comunicaciones y en ocasiones él mismo la actualiza, por supuesto, con una estrategia hacia su electorado. Cuando es él quien lo hace, pone las letras BO al lado del tweet.

De hecho, es muy común ese tipo de manejo de las cuentas, y lo confirma la encargada de la prensa de MinHacienda. “Como los temas que maneja el ministro son tan técnicos, él nos consulta mucho para que desde la oficina le ayudemos a aterrizar las ideas y a transmitirlas a la gente”, dice Delgado.
Twitter hizo diferente la manera de comunicarse con la gente y además influyó en el trabajo de los departamentos de comunicaciones. Vale la pena hacerse la pregunta con la que concluye Digital Daya: “¿Este tipo de interacción social transformará también la manera de pensar y gobernar de los líderes?”.

La red ya no es considerada como una amenaza
Este año, los resultados del estudio sobre líderes del mundo en Twitter, hecho por Digital Daya, mostraron que los dirigentes de los países inestables políticamente ya no ven en la red social una amenaza. En los resultados al cierre de 2012, solo 61% de los países en la lista eran considerados estables, ya fueran democracias, autocracias o monarquías. La cifra en 2011 era de 80%.

Sin embargo, los de los países más frágiles continúan por fuera de Twitter, pues lo ven como una amenaza. Las únicas excepciones son Ghana, India y Egipto.

Otra de las cifras que llaman la atención es la de las democracias. Del total de las existentes en el planeta, el 87% de sus líderes cerraron el 2012 con un perfil para interactuar en la red.

Deja una respuesta