Dell, Twitter y WhatsApp, las tecnológicas objeto de deseo

 
Cinco empresas, Apple, Google, Microsoft, Amazon e IBM, tienen suficiente caja para comprar todas las start ups tecnológicas del mundo. Sólo la firma de la manzana tenía ahorrados, al 31 de diciembre de 2012, US$ 137.000 millones, que sus accionistas reclaman a voces.
 
Google tiene una caja de 
US$ 50.000 millones, mientras que Microsoft ronda US$ 70.000 millones. Amazon acumula 
US$ 8.000 millones e IBM (que en 2005 decidió dar un giro de 180 grados y desprenderse de su negocio de computadores), otros 
US$ 18.000 millones.

Otros gigantes tecnológicos como Dell contaban, al cierre del pasado ejercicio, con una caja de 
US$ 2.770 millones. Y Samsung, que se ha convertido en el líder mundial de pantallas LCD, televisores y smartphones, ha generado 
US$ 30.000 millones de tesorería en los dos últimos años. A este grupo de gigantes se suman dos empresas de origen chino, Huawei y Lenovo, con US$ 10.765 y US$ 12.140 millones, respectivamente.

Ofertas que van y vienen

En este contexto, no se descarta que se produzcan adquisiciones de gran tamaño antes de final de año. La propia Dell tiene prevista una exclusión de bolsa y su venta a un grupo de inversores. Entre los interesados se encuentra un consorcio, formado por el fondo Silver Lake, Microsoft y Michael Dell, el fundador y actual presidente ejecutivo del fabricante de PC, y propietario de 15,7% del capital. Este grupo ofrece US$ 14,25 por acción.

Mientras, Blackstone retiró la semana pasada su oferta de 
US$ 14,25 por Dell, y las negociaciones entre la empresa y el inversor Carl Icahn, que llegó a ofrecer US$ 25 por el 58% del capital, se encuentran en punto muerto. Ayer, Dell cayó un 0,3% en bolsa, hasta US$ 13,34.

Otra empresa en la mira es Twitter. Hace años que Wall Street apunta a Apple como posible comprador. La red de microblogging aportaría al gigante del iPhone una cantera de ingenieros especialistas en servicios web. No sólo eso. Apple percibe una comisión del 30% por cada app de pago en AppStore, pero no las desarrolla por sí misma. Entre las aplicaciones más descargadas, figuran WhatsApp, Twitter y Google Maps, ninguna de su propiedad.

Facebook es otro candidato histórico a comprar Twitter. En 2011, ya se especuló con la posibilidad de una fusión y hay constancia de que, en 2008, se produjeron acercamientos entre ambas firmas.

Por su parte, hace dos semanas, el blog Digital Trends afirmó que Google estaría negociando la adquisición de WhatsApp. La información fue desmentida, pero el rápido crecimiento de la aplicación de mensajería instantánea (con 1.300 millones de usuarios, según algunas estimaciones) la convierten en un bocado apetecible.

Por su parte, Google es un comprador nato: en 2011, se hizo con 79 compañías y, el año pasado, con otras once.

Otra esperada operación es la posible venta de los servidores de IBM a Lenovo, revelada la semana pasada por The Wall Street Journal. La blue chip ya vendió a la compañía china su negocio de ordenadores y, ahora, tendría previsto finalizar su reconversión con la venta de su último negocio en el mundo del hardware. Sin los servidores, IBM se concentraría en la consultoría y el software, sus áreas más rentables.

Reconversión obligada

No en vano, el mercado de servidores afronta un futuro incierto. Con el auge del cloud computing, donde el pago por uso es predominante, los márgenes en este sector se estrechan. Así, los grandes grupos de servidores, almacenamiento, bases de datos y software de gestión, como IBM, Oracle, SAP, Dell, Cisco y Microsoft, están posicionándose como proveedoras de servicios end to end, vía alianzas, adquisiciones o reordenación de sus recursos internos. Entre 2011 y 2015, IBM prevé desembolsar hasta US$ 20.000 millones en compras de firmas valoradas hasta en 1.500 millones.

En la actualidad, las operaciones corporativas en el sector tecnológico se concentran en las áreas del cloud computing, el big data y, cada vez más, la movilidad y las apps, con ejemplos como la compra de Instagram por parte de Facebook en 2012.

Deja una respuesta