En 18 meses se podrá pagar todo a débito en línea

 
En Colombia, al contrario de lo que ocurre en países de Europa o Estados Unidos, la aceptabilidad del débito para pagar en internet es muy limitada, algo que según Juan Carlos Amezcua, director regional de débito para Visa, va a cambiar radicalmente en un máximo de 18 meses.
Igualmente, el directivo aseguró que el futuro de este sector pasa por la segmentación y los servicios de valor agregado.
¿Cómo ha sido la evolución del débito en Colombia?
Ha estado ligada a las campañas de educación y se ha caracterizado por nuestro mensaje de convertir el efectivo en volumen de punto de venta. Trabajamos para que los clientes que facturan US$31.000 millones anuales se pasen a medios electrónicos, ya que tan solo 10% se facturan por datáfonos, mientras que 90% sigue usando el efectivo. Así, el débito es el que más ha crecido, sobre 23% en facturación.

¿Y en Latinoamérica?
En la región se ven avances de 19% frente al año anterior, pero lo importante es la razón. El débito es la manera más fácil para entrar en el sistema financiero, por lo que queremos posicionarlo como tarjetas de compras para así ganarle terreno al efectivo, es decir, un producto que se usa para todas las compras cotidianas de las personas.

¿Y el mensaje se ve reflejado?
Sin duda. Colombia ha ido avanzando muy bien frente a los demás, algo que se observa en que mientras el valor de facturas promedio en Latinoamérica es de US$30, en Colombia es de US$60.

En ese crecimiento, ¿qué perfil de cliente tiene más fuerza?
Vemos grandes crecimientos en la población joven de entre 18 y 30 años que están incorporándose al sistema mediante sus primeros trabajos.

Algunos piensan que son productos estáticos, ¿el débito va a evolucionar?
Precisamente ese es el futuro. Estamos ayudando a los bancos a segmentar sus portafolios, al estilo de las tarjetas de crédito, donde se ofrecen distintas opciones que se adaptan a cada cliente, y lo mismo queremos hacer con el débito. Así habrá tarjetas oro, platino y demás niveles para cada perfil. Lo que vamos a ver son tarjetas que ofrezcan un valor agregado.

¿Qué tipo de valor agregado?
Beneficios que se adapten a cada necesidad. Habrá tarjetas de débito enfocadas en viajes que tendrían los mismos beneficios que las de crédito como seguros de accidentes o servicios de reservas sin costo. De hecho, ya las hay con seguros que van desde US$75.000 hasta US$1,5 millones. Además, los bancos tienen interés en las marcas compartidas con aerolíneas que permitirán acumular millas con las compras y eso será un gran impulso.

Entonces, ¿cómo va a ser el futuro en el débito?
Vamos a ver más presencia del débito en internet. Los bancos cada vez van a abrir más, pero es un punto en el que ya estamos. Para eso, apoyamos a los bancos presentándoles las prácticas de otros países y les ayudamos a diseñar mejores productos. En los próximos 12 o 18 meses vamos a ver en toda la región un impulso de la posibilidad de utilizar el débito para compras en la web, es la próxima gran tendencia.

¿Hay lucha entre débito y crédito por más participación?
Más bien son complementarios. La diferencia es que para tener el crédito hay que pasar un proceso mediante el débito. En Colombia, el volumen de pagos es de $10.000 millones al mes en crédito mientras que en débito es $2.000 millones, pero, tenemos muchos más plásticos de débito.

¿Tener una tarjeta de débito es estar bancarizado?
Sin duda, ya que uno de los instrumentos del sistema. Es el instrumento que además del acceso, es el puente hacia otros productos como crédito sobre la nómina y tarjeta de crédito. Además, empieza a crear el perfil financiero del cliente.

¿Poca rentabilidad en débito?
Ante esta pregunta, Juan Carlos Amezcua aseguró que lo importante es conocer los beneficios y los distintos tipos de tarjetas. “Hay unas que son transaccionales, otras que tienen más retornos, etc. El débito se enfoca en sacar a la gente del cajero y ahí es donde entran las nuevas tendencias que vamos a ver. Viene una nueva era en términos de posicionamiento del débito”.

Deja una respuesta