Las aplicaciones de fitness eclipsan a los televisores 3D en el CES

 

 
Samir Damani, cardiólogo, no encajaba del todo con el perfil de los expositores de la Exposición Internacional de Electrónica de Consumo (CES, por sus siglas en inglés) en Las Vegas, donde por todas partes había televisores 3D, autos conectados y las últimas consolas de juegos. Hasta este año.
En su calidad de fundador de MD Revolution Inc., Damani está desarrollando software que permite a los consumidores controlar su salud, nutrición y estado físico con un smartphone. En el CES, está presentando RevUp, que utiliza datos de dispositivos como la balanza Wi-Fi de Fitbit y el monitor de presión arterial de Withings y los complementa con estudios de laboratorio para brindar consejos personalizados.
De las 3.300 empresas que expondrán en la conferencia a partir del 7 de enero, unas 300 se centran en la salud digital, dijo Gary Shapiro, presidente de la Asociación de Electrónica de Consumo. Las compañías, que buscan ganar clientes en un mercado que, según las previsiones, se cuadruplicará para 2018, presentan monitores de salud y estado físico que pueden llevarse sobre el cuerpo, sensores para el hogar y software para conectar todo eso entre sí, dando a los consumidores datos en tiempo real.
“Estamos pasando de una sociedad centrada en los médicos a una sociedad centrada en el paciente”, señaló Damani en una entrevista. “Tratamos de darle el control a la gente”.
El CES, que el año pasado atrajo a más de 152.000 visitantes, este año dedica un 40 por ciento más de espacio que en 2013 a los expositores de salud digital. LG Electronics Inc. presenta una pulsera de fitness, Reebok International Ltd. un casco con sensores y la startup Lively Inc., que fabrica sensores para la gente mayor, mostrará tecnología que permite a otros desarrolladores conectarse a sus productos.
Desafío de salud
Aun con su creciente popularidad, los productos relacionados con la salud que se llevan sobre el cuerpo y las aplicaciones de fitness tienen sus limitaciones, explicó Nick Martin, vicepresidente del grupo de innovación e investigación de la empresa de seguros UnitedHealth Group Inc. Si bien la tecnología puede ayudar a los consumidores a supervisar sus actividades y mejorar sus hábitos, no eliminará la necesidad de la atención médica tradicional, agregó.
“Aunque los dispositivos personales sin duda son una tendencia, no necesariamente reemplazan a las consultas cara a cara a la antigua”, dijo Martin. “Los vemos como una forma de contribuir al cuidado”.
Desde su debut en 1967, el CES es una muestra clave para la presentación de productos. Allí se lanzó la videograbadora a casete en 1970, el reproductor de CD en 1981 y los reproductores de discos Blu-ray en 2003.
“La sección de la tecnología ‘ponible’ y las de salud digital van a tener una gran presencia este año”, señaló Shapiro, cuya organización es la responsable de CES. “Si la participación de ambos mercados puede tomarse como indicio, van a ser muy significativos”.

Deja una respuesta