Más piratería, el riesgo si hay tarifas únicas para el comercio de CD-ROM, DVD y USB

La norma de la Organización Mundial del Comercio (OMC) funciona desde 1984 y es clara: a la hora de importar soportes electrónicos que contengan datos, tales como USB, CD-ROM o discos duros externos, se aplicará una tarifa que tenga en cuenta el soporte, no el contenido. El problema es que, como cada país tiene competencias arancelarias propias, la diferencia es abismal entre un CD-ROM, que puede costar US$5, y un dispositivo USB, que puede llegar a US$1.000 dependiendo del país, según advirtió Uruguay.

Este Estado ha sido el propulsor de la actualización que estudia la OMC para subsanar el error. La consecuencia sería una menor disparidad en las tarifas, y, al poder introducir soportes a precios casi idénticos en los países, podría darse un aumento de la piratería.
En América Latina, el índice de piratería es de 61%, según el último estudio de Business Software Alliance (BSA), elaborado en 2011. Colombia obtiene 53%, mientras que México se sitúa en 57%, Chile en 61%, y Perú en 67%.
“La piratería en este país es realmente grave. Si se igualan las tarifas viene bien porque se eliminan barreras al comercio, y dentro de la industria del software, por ejemplo, no tendría mayor impacto, pero el problema vendría en otros segmentos”, señaló Alberto Samuel Yohai, presidente de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (Ccit).
Paola Restrepo, presidenta de Fedesoft, explicó el sector audivisual tendría impactos con el negocio de las películas pirata, aunque también se afectaría el software que entra en el país a través de dispositivo. Las pérdidas por piratería en este sector fueron de US$364 millones en Colombia en 2013, según Fedesoft.
‘El que quiera importar software considerándolo un bien, algo irregular en el mercado, se verá beneficiado. Digamos que esa no es la forma correcta y legal de hacerlo, puesto que en Colombia el software es considerado un servicio”, aseguró Restrepo.
En la diferenciación entre servicio y bien está la clave del estudio de la OMC, que siempre ha preferido gravar los bienes, razón por la cual el contenido nunca fue tenido en cuenta. La actualización propuesta por Uruguay, afirmó Ramón Eduardo Guacaneme, director de la maestría en Comercio Internacional de la Universidad Sergio Arboleda, cambiaría las cosas.
“¿Quién entra a cuantificar lo valioso que pueda tener la información de un dispositivo? No está claro cómo gravar un servicio. Es un problema de coordinación aduanera”, aseguró Guacaneme.
Colombia accedió a rebajar el gravamen arancelario de los dispositivos electrónicos en 2002, recordó Eduardo Muñoz, exrepresentante nacional en la OMC.
Sin embargo, sobre este acuerdo global aún falta una actualización que se debate desde hace dos años y que todavía no cuenta con fecha de conclusión.

Colombia está “vigilada” en EE.UU.
Las actividades de piratería en Colombia sitúan al país en la lista de “Estados vigilados” que la Alianza Internacional de Propiedad Intelectual (Iipa, siglas en inglés) elabora anualmente.

En el documento de 2014, se destacan los avances del Gobierno colombiano en el entrenamiento de jueces y responsables legales para que juzguen estos delitos. Bolivia, Brasil, Ecuador, Guatemala, Perú, México y Paraguay son, entre otros, los países que figuran en la negativa lista, que destaca en otro apartado, la “vigilancia prioritaria”, a Argentina, Chile y Venezuela dentro de la Región.

Deja una respuesta