Que no le pase a usted: evite que le ‘jaqueen’ sus fotos privadas

Filtración de imágenes de actrices desnudas puso en evidencia vulnerabilidad en la nube.

Jennifer Lawrence ganó el Óscar en 2013 por su rol en la película 'Silver Linings Playbook'.
Jennifer Lawrence ganó el Óscar en 2013 por su rol en la película ‘Silver Linings Playbook’.

El escándalo que estremecía el fin de semana a Hollywood por la publicación en redes de docenas de fotos privadas de actrices, modelos y cantantes posando desnudas, ofrece importantes lecciones sobre los peligros del almacenamiento de información sensible en la nube.
Según medios especializados, la masiva filtración fue posible gracias a que los piratas informáticos hallaron una grieta en los protocolos de seguridad del servicio iCloud, de Apple. La compañía californiana no ha confirmado o desmentido tales versiones.
La escala de la filtración se hizo evidente el domingo, cuando los usuarios de 4chan (una comunidad en línea que funciona como un ‘tablero de anuncios’ para compartir imágenes), comenzaron a publicar y reproducir las fotos.
Si bien el escándalo se ha concentrado en los nombres más reconocidos, como los de la actriz Jennifer Lawrence y la modelo Kate Upton, se cree que más de cien celebridades fueron víctimas de los hackers.
iCloud es un servicio para usuarios Apple que permite crear copias de los contenidos de un dispositivo (un iPhone o un iPad, por ejemplo) de manera que ‘habiten’ en la nube y no dependan del almacenamiento físico.
Si el celular o la tableta se dañan o si son robados, el usuario tiene acceso a toda su información –fotos, videos, música y aplicaciones– y solo necesita sincronizar un dispositivo nuevo.
Pero para eso tiene que dejar que sus archivos sean guardados en servidores ajenos a su control.
Una vez activado, iCloud crea copias automáticamente, que no solo son guardadas en la nube, sino sincronizadas en los dispositivos registrados a nombre del mismo usuario.
Apple ha expresado en su sitio web, en una publicación previa al escándalo, que almacena los archivos con las más cuidadosas medidas de encriptación y que sus usuarios disponen de opciones para hacer más seguro el acceso de encriptación y que tiene verificación de dos pasos.
Medidas
De confirmarse la vulneración a la nube de Apple, ¿qué cabe hacer como usuario para proteger la información almacenada en iCloud?
La solución, como suele pasar, comienza con las contraseñas. Servicios como el de Apple requieren contraseñas ‘complejas’ (de al menos ocho caracteres, en mayúsculas y minúsculas, con al menos un número) y permiten además optar por la mencionada autenticación de dos pasos, en la que la sola contraseña no basta, pues el sistema pide también un código único asociado a un dispositivo autorizado.
En otras palabras, incluso si se roba la contraseña, el hacker tendría que tener acceso físico a su teléfono o tableta para abrir su cuenta.
Las instrucciones de los expertos van desde medidas de sentido común (ponerle contraseña al celular y no usar la misma en varios servicios) hasta la adopción de una ‘cultura de la privacidad’, en la que se usan sistemas operativos actualizados y se adquieren soluciones de seguridad, ya sean gratuitas o pagas.
Pero todo esto no exime de responsabilidad a las empresas prestadoras de los servicios.
Compromiso en la protección de datos
Desde España, Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, le dijo a EL TIEMPO: “Las empresas deben tener unos contratos muy específicos sobre su nivel de compromiso en la protección de los datos que les son confiados y la responsabilidad que asume quien alberga esa clase de datos. Es como meter el dinero en un banco. El banco se tiene que responsabilizar. ¿Que va a haber ladrones que quieren robar el banco? Sí, pero ese no es mi problema. El banco me tiene que garantizar que va a proteger ese dinero como si fuera suyo”.

Deja una respuesta