WhatsApp reporta pérdidas de US$ 230 millones, ¿cuál es su futuro?

Facebook no planea convertir la aplicación en una ‘máquina de dinero’, por ahora.

Facebook concretó la compra de WhatsApp el 7 de octubre.
Facebook concretó la compra de WhatsApp el 7 de octubre.

Han pasado ocho meses desde que Facebook anunció la compra de WhatsApp. El 7 de octubre se concretó la adquisición Durante el reporte referente a los resultados financieros del tercer trimestre del año, Facebook reveló, sin timidez alguna, que la aplicación de mensajería móvil arrojó pérdidas de 230 millones de dólares durante el primer semestre del año.  Ello deriva en dudas sobre su futuro.

Facebook puntualizó que no planea convertir a WhatsApp en una máquina de dinero. Ante tal panorama, no han faltado los observadores reaccionarios cuyas voces se han alzado para augurar que la compañía perderá el dinero pagado por la aplicación.  


Durante el reporte de ingresos, Mark Zuckerberg afirmó que WhatsApp empezará a ser un producto atractivo para los negocios cuando alcance los mil millones de usuarios. Meta que buscan alcanzar en un periodo de cinco años.

«Para nosotros, los productos no se vuelven tan interesantes como para transformarse en negocios hasta que cuenten con mil millones de personas usándolos», declaró. 

Cuando Facebook anunció la compra de WhatsApp, el 19 de febrero de 2014, por un total de 22.000 millones de dólares, los analistas de la industria se volcaron a disparar ríos de tinta especulando sobre las causas y consecuencias de la compra. Los usuarios también se intrigaron, en particular con relación al impacto directo de la adquisición en su experiencia de uso.

Los primeros meses nos permiten colegir que, en efecto, Facebook no evidencia apuros de convertir a WhatsApp en un adquisición rentable. La figura que mejor ilustra lo que ocurre en estos momentos es que WhatsApp ha pasado a ser el hijo de un padre rico.

El equipo de WhatsApp cuenta con la oportunidad de concentrar sus esfuerzos en ganar usuarios y no en generar ganancias. Jan Koum, creador y presidente de la compañía detrás de la aplicación, afirmó durante una entrevista en el marco de Code Mobile, que el crecimiento en usuarios, en la actualidad, se concentra en Brasil, India, México, Rusia y Turquía.  

Para Dennis Yu, experto en redes sociales y exempleado de Facebook, la firma buscó convertir a WhatsApp en un medio para atraer más gente hacia la red social, es decir hacia la plataforma central de su negocio. 

«Google proporcionó Gmail de forma gratuita para llevar más gente a su plataforma principal, de modo que las búsquedas siguieran siendo la fuente de dinero. Lo mismo ocurre en el caso del ecosistema para proveer mensajería», argumentó en entrevista con Tecnósfera.  

Yu concluye que lo que veremos serán cambios orientados a conectar a Facebook y a WhatsApp, de modo que realmente funcionen como un ecosistema.

Sin embargo, advierte que el hecho de que Facebook sea tan omnipresente puede llevar a que pierda atractivo. «Deben tener cuidado de mantener WhatsApp separado, como Instagram«, advierte.

Considerando que el objetivo no es generar ganancias en el corto ni mediano plazo, cabe preguntarse por qué lo compraron.

Para Alex Houg, ingeniero especialista en redes sociales y CEO de Blitzmetrics, resulta claro que Facebook estaba perdiendo la batalla contra WhatsApp en Europa: «Para capturar esos usuarios, debían comprar la aplicación de mensajería». 

Para los dos expertos, es evidente que Facebook no compró WhatsApp porque representara ingresos significativos, sino porque querían adquirir su base de, por entonces, 450 millones de usuarios. «Es una jugada a largo plazo. Facebook no está en apuros», afirma Yu.

Silvina Moschini, experta en tecnología, cree que una de las razones subyacentes para adquisición fue la adquisición de datos: «WhatsApp aporta una enorme cantidad de datos (Big Data) para analizar, predecir y llegar más efectivamente al consumidor«.

No es probable que WhatsApp incorpore anuncios publicitarios
WhatsApp desde un principio se mostró multiplataforma y sencillo de usar: toma los contactos de la libreta de contactos telefónicos. Por esta misma razón, ha recibido críticas pues se considera como un factor inseguro.

La empresa ostenta un trasfondo de sencillez y humildad. Periodistas que han visitado sus instalaciones en Mountain View han descrito que Jam Koum y Brian Acton, sus fundadores, suelen recorrer los pasillos con atuendo informal, a veces en bermudas y sandalias. 


Un eje de la filosofía de WhatsApp es no incluir publicidad porque sus fundadores consideran que, de alguna, forma, es una manera de interferir con la privacidad de los usuarios.  Apenas cuentan con 55 empleados y son reconocidos por su bajo perfil.

«No anuncios, no juegos, no artilugios», puede leerse en una nota colgada en la pared de su oficina.


La política contraria a los anuncios no ha cambiado. «Si llegar a un acuerdo con Facebook hubiese significado cambiar nuestros valores, no lo habríamos hecho», sentencia Jam Koum en el blog de la empresa.

Deja una respuesta