Tenderos hacen frente a supermercados aplicando contabilidad digital

Programa Mipyme Vive Digital, del MinTIC, les ayudará a tener un lector de barras y una tableta.

Álvaro Alvarado es uno de los 70.000 tenderos en Bogotá que aún no usa una registradora y que por eso desconoce el valor de su negocio. Para él, llegó la hora de vencer el miedo a la tecnología.
Álvaro Alvarado es uno de los 70.000 tenderos en Bogotá que aún no usa una registradora y que por eso desconoce el valor de su negocio. Para él, llegó la hora de vencer el miedo a la tecnología.

Sobre las vitrinas de vidrio y aluminio se asoman un par de ojos infantiles que reclaman el pedido para el almuerzo o las golosinas. Pagan orgullosos, como niños grandes y le dan las gracias a don Álvaro César Alvarado que, cuando le queda tiempo, anota en un cuaderno las ventas y pagos.
La escena se repite a diario y desde los estantes de su tienda pareciera que en el barrio Villa Gloria de Ciudad Bolívar solo vivieran los niños que van por el arroz, el aceite, el pan y los dulces que sus mamás les piden comprar.
Bien entrada la noche, como a las diez, cierra su negocio y hace algunas cuentas que anota con juicio en su cuaderno, sin registradora y con una calculadora de bolsillo. Sin embargo, no sabe cuánto vale su local, cuántas libras de arroz vendió o si se le descuadró la caja.
“Manejo el negocio con un libro diario, hecho a trancas y mochas, a mano. Lo creé con mi esposa y mis hijos empíricamente, con lo que aprendí en 20 años de trabajar en tiendas, pero de ahí a decir cuánto vale mi negocio, ni idea. Vale lo que vale en mi corazón”, cuenta Alvarado, dueño de Mercado Colmer, hace siete años.
Pero está dispuesto a cambiar su cuaderno por un computador o una tableta, porque aunque su tienda brilla por la variedad y cantidad de productos que ofrece y le ha bastado para educar a sus tres hijos, no tiene vivienda ni local propio.
Él sabe que es la mejor forma de competir con las grandes cadenas de almacenes que están acabando con las tradicionales tienditas. No se trata solo del aparato, sino de poner códigos de barras, sistematizar los pagos a proveedores y hasta saber qué productos prefieren sus vecinos del barrio.
En Bogotá hay más de 80.000 microempresas y 7.500 de ellas tienen acceso a internet y a una plataforma tecnológica. Juan Ernesto Parra, director nacional de Fenaltiendas de Fenalco asegura que “aún hay miedo al cambio, a equivocarse, y eso les impide a sus negocios evolucionar y crecer”, dijo Parra.
“Da miedo que el sistema sea difícil de manejar y que nos gane, o que mi esposa y yo nos pongamos torpes para manejar la herramienta. Una cosa es una calculadora y otra un sistema que me dice cuántos productos tengo o cuáles son los códigos de barras”, confesó Álvaro.
Este tendero ya ha tenido sus primeros acercamientos con Carvajal S. A., uno de los aliados del programa Mipyme Vive Digital del Ministerio de las Telecomunicaciones, que le ayudará a tener un lector de barras y una tableta. Entre el Ministerio y Fenalco lo capacitarán.
Experiencias como la de Ciudad de México señalan que también hay beneficios económicos. “Quienes se han tecnificado han visto un aumento en sus ganancias de entre el 20 y el 30 por ciento”, explicó Parra.
Además, la calidad de vida ya muy dura de un tendero, que le responde a su comunidad de las 6:00 a. m. hasta las 10:00 p. m., mejoraría al evitar las largas noches haciendo flujo de caja.
“Me había convertido en esclavo. Ahora me ayuda mi hija y tengo una nueva perspectiva: no todo es plata, pero eso puede mejorar, ¿no?”, agregó Alvarado.
El ministro Diego Molano aseguró que el próximo año invertiran 60.000 millones de pesos en desarrollo de aplicaciones para los tenderos. “De todas las mipymes, las tiendas son las más importantes”, explicó.

Deja una respuesta