Qué traerán el Galaxy S6 y el iPhone 6S? Sepa cuál comprar

Analizamos lo que se sabe de ambos modelos antes de que salgan al mercado.

Todo indica que mientras Apple lanzará un iPhone 6S virtualmente idéntico en su apariencia al 6, Samsung se prepara para lanzar un teléfono completamente distinto a sus predecesores.
Todo indica que mientras Apple lanzará un iPhone 6S virtualmente idéntico en su apariencia al 6, Samsung se prepara para lanzar un teléfono completamente distinto a sus predecesores.

A pesar de que a la arena han tratado de entrar otros jugadores, cuando se plantea la lucha por el cinturón de los ‘pesos pesados’ de la telefonía inteligente hay que volver a mirar qué están haciendo Samsung y Apple.

Esta última rompió récords de venta con su iPhone 6, pero sus usuarios, incluso los más fieles, siguen reclamando funciones que sí tiene la competencia y una mayor duración de la batería.

Samsung, por su parte, sabe que su Galaxy S5 no fue el ‘hit’ que esperaba y por eso de su nuevo modelo, que se lanza en apenas unos días en Barcelona, depende que la marca reclame como suyos los adjetivos que, en su momento, recibió con lanzamientos como el S3.


Por ahora, son más los rumores que los datos concretos, pero todo indica que mientras Apple lanzará un iPhone 6S virtualmente idéntico en su apariencia al 6, Samsung se prepara para lanzar un teléfono completamente distinto a sus predecesores. 

Metálico y ¿curvo?
Para empezar, es prácticamente un hecho que se trate de un ‘smartphone’ con estructura metálica, por lo que el recientemente lanzado Alpha podría dar algunas luces sobre qué esperar.

La ‘carta tapada’ aquí es el rumor, que parece fundado, de que Samsung prepara al menos una versión de su S6 con las líneas del Edge, con lo que podríamos ver un aparato en el que la pantalla llega físicamente al borde y se dobla para cubrir un lateral.

La idea que el nuevo diseño pudiera cubrir los dos laterales es a la vez interesante y un poco aterradora.
En los detalles técnicos es bastante probable que se mantenga el tamaño de pantalla del Galaxy 5 (es decir,5,1 pulgadas) con resolución.

En cambio, es poco probable que Samsung ofrezca su nuevo buque insignia en versiones de menos de 32 GB de almacenamiento y 3 GB de RAM. La agencia de noticias Bloomberg asegura que la surcoreana abandonará en este modelo los procesadores Snapdragon y comenzará a usar sus propios Exynos. Una cámara frontal de 20 MP completaría el paquete.

Zafiro, ¿ahora sí?
El tema con el iPhone es más complicado, porque probablemente no lo veamos hasta agosto o septiembre. Por ahora, los rumores parecen concentrarse en la cámara principal, que al estar dotada de un Sistema de doble lente ofrecería una calidad cercana a la de una DSLR, incluso si la firma opta, como parece probable, por mantener su sensor de 8 mp.

La lista de mejoras del nuevo ‘smartphone’ de Apple va al corazón de las decepciones que dejó tras de sí el lanzamiento del iPhone 6. Así, es posible que ahora sí veamos pantallas de zafiro, lo que sería una magnífica noticia, en particular si se confirma otro rumor, que sugiere que la firma adoptará la tecnología OLED.

La memoria RAM podría llegar a los 2 GB que ya alcanzó el último modelo del iPad. Con todo, la verdadera novedad, que por ahora está lejos de estar confirmada, sería la incorporación a las pantallas del iPhone 6S y del iPhone 6S Plus delhaptick feedback (Force Touch) que se anunció para el Apple Watch y que permitiría ingresar órdenes no solo al tocar la pantalla, sino al presionarla.

El juego de los ‘wearables’
Otro aspecto importante de la batalla entre Samsung y Apple se dará en el terreno de los ‘wearables’ o dispositivos para vestir.

Tanto el iPhone 6S como el Galaxy S6 apostarán por una mayor y más versátil integración con sus dispositivos ‘satélite’: el Samsung Gear y el Apple Watch.

En el caso de Apple, su mejor carta es la posibilidad de usar el teléfono para autorizar pagos en puntos compatibles con el sistema Apple Pay.

Por su parte, Samsung ha sugerido una mayor integración con el Gear, que iría desde las ya conocidas funciones de monitoreo de salud (algo importante porque aunque Apple lo anunció, el Watch no las tendrá) hasta un sistema de autenticación similar al Apple Pay.

Deja una respuesta