Nuevos detalles sobre el reloj redondo de Samsung

Los nuevos Samsung Galaxy S6 y Samsung Galaxy S6 Edge fueron los protagonistas del stand de Samsung en el Mobile World Congress.
La compañía se centró únicamente en renovar su smartphone de gama alta, añadiendo una variante con pantalla curva, pero obviando una categoría de dispositivos que está en pleno auge, los wearables. En 2014, la marca coreana presentó dos relojes inteligentes y una pulsera deportiva, pero este año no ha habido rastro de wearables, mientras que otras marcas como Huawei o HTC si aprovecharon esta cita para presentar sus propuestas.
Hay rumores de que Samsung está preparando un nuevo wearable que podría ser presentado el próximo otoño y seguiría la línea iniciada por los Galaxy S6, con un diseño más elegante y materiales de calidad. El nombre provisional del dispositivo es Samsung Orbis y el blog SamMobile ha publicado nuevos detalles sobre su diseño y funciones.

Samsung no presentó wearables en el Mobile World Congress, pero según un ejecutivo de marketing de la firma tienen un buen motivo. Samsung quiere romper el ciclo de presentaciones simultáneas de smartphone/smartwatch y dedicar más tiempo a su próximo wearable para conseguir un producto más perfecto. Samsung es una de las marcas que más modelos de wearables ofrece en su catálogo y ya se ha consagrado como líder de este segmento. Sin embargo, los relojes y pulseras que han presentado hasta ahora no se han centrado tanto en el diseño, sino más bien en las prestaciones técnicas. El Samsung Orbis sería la respuesta al Apple Watch, un reloj que sí pone su foco en el diseño.

Samsung registró una patente en mayo del año pasado que supuestamente describe detalles del funcionamiento del Samsung Orbis. El dispositivo tiene un diseño de esfera redonda, menos aparatoso que los modelos existentes en el catálogo de Samsung, y todo indica que estará realizada en metal. El anillo que rodea la pantalla se podrá girar para controlar algunos apartados del reloj y también contará con un botón tipo corona -aunque aquí no está claro si se podrá girar igual que en el Apple Watch. La patente describe un diseño versátil que permitirá llevarlo como collar, llavero, sujeto al brazo y por supuesto en la muñeca.

También hay espacio para las funcionalidades que ofrecerá el dispositivo, que funcionará sobre la plataforma Tizen. El dispositivo vuelve a llevar cámara, una pieza que Samsung eliminó en sus últimos wearables. La cámara permitirá escanear códigos de barras para conocer precios de productos que después se podrán pagar a través de Samsung Pay y también podrá traducir textos. Otras de las funciones descritas en la patente son reconocimiento de objetos y control por gestos. Todo indica que Samsung está preparando un smartwatch diferente a lo que han hecho hasta ahora. La compañía ha dado un giro en el diseño de sus smartphones más punteros con los Galaxy S6 y S6 Edge y el paso lógico es seguir la misma línea con sus wearables.

Deja una respuesta