Historias de ‘mujeres TIC’: el lado femenino de la tecnología

En el día internacional de las mujeres en la informática destacamos su importante papel y aporte.

Varias mujeres colombianas se destacan en el ámbito de la tecnología.
Varias mujeres colombianas se destacan en el ámbito de la tecnología.

«Cuando estudié ingeniería de sistemas en la Universidad de Los Andes, la mitad del grupo lo conformaban mujeres. El porcentaje se ha reducido al 10 por ciento o menos. Adicional a lo expresado, los hombres son usuarios mayoritarios de la tecnología. Deseamos que las mujeres descubran las oportunidades propias del sector de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). Y no solo buscamos que estudien, sino que aprendan a sacar provecho de las herramientas disponibles», contó a Tecnósfera la viceministra de TI, María Isabel Mejía.
Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), publicado en octubre de 2014, confirma las palabras expresadas por la viceministra: la participación de las mujeres en el sector de las TIC se ha reducido.

Para profundizar: Detalles del informe de la Cepal

“En Estados Unidos el porcentaje de licenciadas en Ciencias de la Computación e Informática se redujo de 37 por ciento en 1984 a 25 por ciento en 2004, tendencia que se repite en otros países como Costa Rica y en la Argentina”, establece el documento.
Y según cifras publicadas por la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), en once de las empresas más representativas del ámbito tecnológico, se establece que hay 25 mujeres por cada 85 hombres en los directorios corporativos.
De igual modo, Yolanda Ramírez, directora tecnológica de The English School, corrobora las estadísticas: «En mi promoción: éramos 135 estudiantes cuando empezamos, y la mitad éramos mujeres. No existían prejuicios con respecto a esta área del conocimiento porque no era conocida. Ahora vemos que solo hay 4 alumnos del género femenino en un grupo de 60. Sin embargo, hace falta el liderazgo femenino en el área de tecnología. Falta nuestra capacidad para convocar voluntades, esa vocación social”, reveló a Tecnósfera.
En aras de cerrar la brecha existente en la participación entre los géneros, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) y la Asociación Colombiana de Ingenieros de Sistemas (Acis), llevan a cabo, hoy 23 de abril, la jornada ‘Chicas TIC’. Se celebra en el Museo Nacional de Colombia, de 8: 00 a. m. a 12: 30 p. m.
«El objetivo es mostrar a las mujeres lo retos y las oportunidades que el sector TIC ofrece. Es un área que está creciendo 10 por ciento anual y donde el 98 por ciento de los egresados encuentra opciones laborales», indicó la viceministra Mejía.
Adicional a jornadas educativas de esta índole, el Gobierno lleva cuatro años (desde 2011) implementado el programa Talento Digital. Por intermedio de esta iniciativa, estudiantes destacados con interés en cursar carreras tecnológicas, como ingeniería de sistemas, tecnología en sistemas, tecnología en desarrollo de software o en administración de sistemas, entre otros.
Los becarios deben mantener un promedio mínimo de 3,8 sobre 5 durante la carrera. Además, se les pide un proyecto al concluir sus estudios. Si cumplen los requisitos, se condona el total de la deuda. El crédito se otorga a través del Icetex. Se cubren los costos de matrícula determinados por la institución de su elección.
La beca suma, a la fecha, 17.000 beneficiarios y ha supuesto una inversión aproximada de 76.000 millones de pesos. Como dato relevante para el tema abordado en este artículo, el 46 por ciento de los favorecidos han sido mujeres, contra 54 por ciento de hombres.
Una de las beneficiarios es Alejandra Goenaga, de 18 años, quien cursa quinto semestre en la Escuela Colombiana de Ingeniería. «La beca fue fundamental porque mis papás no tenían plata para costear la matrícula. Siempre me gustó la tecnología y mi materia predilecta en el colegio era matemáticas», manifestó a Tecnósfera.
Goenaga se ha destacado en el área de desarrollo de software y ha participado en maratones de programación que ponen a prueba su habilidad técnica para usar algoritmos. Maneja los lenguajes Java y Phyton. Su competitividad es muestra de que cualquier mujer puede formar parte del campo de las tecnologías de la información.
Según Goenaga, el porcentaje de participación de mujeres en ingeniería parece haber aumentado desde su llegada: «En primer semestre, éramos tres. Ahora veo más mujeres en los pasillos».
Sin embargo, los esfuerzos deben continuar para que la tendencia de crecimiento se mantenga. Por ello, el Gobierno ha convocado a universidades públicas y a las empresas para que se unan al proyecto y así se logre formar cada vez más expertos en el sector TIC.
En este momento, existe una brecha de 93.000 profesionales, y técnicos, de las TIC para cubrir la demanda de productos y servicios en el ramo.
A continuación, les contamos la historia de varias mujeres que demuestran que las TIC no son solo un asunto de hombres. Varias de ellas han llegado a la cima de sus carreras y ocupan posiciones influyentes en el escenario tecnológico de Colombia:
Historias de vida de mujeres colombianas destacadas en la tecnología
Capitán Milena Realpe
Esta ingeniera de sistemas con énfasis en telecomunicaciones trabaja en el Departamento de Ciberseguridad y Ciberdefensa de las Fuerzas Militares de Colombia. Cuenta con tres especializaciones relacionadas con el área de seguridad informática y se desempeña como jefe del Área de Inteligencia en el Comando Conjunto Cibernético de Colombia. Suma quince años de experiencia profesional en desarrollos tecnológicos.

Ha sido asesora en proyectos de tecnología de información y comunicaciones, docente militar y universitaria; ponente nacional e internacional. Participó en la formulación del documento Conpes 3701 ‘Lineamientos de Política de Ciberseguridad y Ciberdefensa para Colombia’ y en la creación del Comando Conjunto Cibernético de las Fuerzas Militares de Colombia.

Desde joven se inclinó por la ingeniería. “En ese entonces, algunos adultos me decían que esta ‘es la carrera del futuro’, ¡y no se equivocaron!”, relata Realpe. Y agrega: “Siempre me gustó que se trataba de un campo en continuo desarrollo, innovador y creativo. Cuando empecé, ya se notaba que la tecnología revolucionaría el mundo”. La capitán considera que este es un gran momento para que las mujeres estudien ingenierías.

Yolanda Ramírez

Yolanda estudió ingeniería de sistemas en los años ochenta. En aquella época, era una carrera desconocida. Durante sus estudios se enamoró de una clase llamada «Enseñanza Asistida por Computador», dictada por el gurú de la computación educativa Álvaro Galvis. Desde entonces, buscó participar en proyectos que conjugaran la pedagogía con la tecnología.


Cuando concluyó su plan de estudios, viajó a Brasil para tomar una pasantía en el Servicio Nacional de Aprendizaje Comercial (Senac) de Brasil; desarrolló objetos de aprendizaje para las diferentes carreras ofrecidas para la institución. 

Después de 18 meses, regresó a Colombia y participó en el Instituto Colombiano de Petróleo. De 1988 a 1994, contó con el honor de probar algunos de los primeros IBM PC que se lanzaron al mercado. No solo eso, formó parte del equipo que instaló la primera red local (o LAN) en Colombia, además de llevar a cabo investigaciones relativas al ámbito minero-energético y asumir la gerencia de proyectos de sistematización de laboratorio, entre otras labores.


Después de un extenso periplo en Venezuela, donde se involucró con procesos de innovación tecnológica en instituciones como el Colegio Internacional de Carabobo, regresó a Colombia.

En la actualidad, se desempeña como directora de tecnología de The English School, un colegio cuya prioridad es la innovación para integrar tecnologías en el aula. 

Muestra de ello es que todos los niños completan labores académicas con ayuda de iPads y los maestros cuentan con tableros inteligentes provistos de pantallas interactivas, además de portátiles de la compañía de la manzana. Es el único centro de formación con certificación ‘All Apple School’.

Adriana Noreña

Adriana es la directora de Google para Hispanoamérica. Nació en Cali y cuenta con una licenciatura en Administración de Empresas de Icesi, una maestría en Administración de Empresas del Babson College (Estados Unidos) y una maestría en Gerencia de Tecnología de Massachusetts Institute of Technology (MIT), del mismo país. Lo que la llevó a enamorarse de la tecnología fue ver cómo los avances ayudan a facilitar la vida de las personas. 


“Salí de Colombia desde el año 1995, y desde entonces ha sido la tecnología la que me ha ayudado a sentirme cerca de mi familia, a no olvidar mis raíces y a conectarme con ellos a tan solo un clic de distancia”, recuerda. 

Unos de los grandes desafíos con los que me he encontrado es ver cómo las mujeres dentro de la organización, aún con todas las capacidades y habilidades que tienen para desempeñar una carrera profesional exitosa, se crean obstáculos ellas mismas para crecer», añade.

«Soy fiel creyente de que está en cada mujer el desafío de avanzar y creer en ellas mismas. Tenemos talento, es cuestión de ‘creérselo’ y seguir adelante». 

Destaca que en Colombia hay varias mujeres líderes en el campo de la tecnología: Laura Camacho, gerente general de Google Colombia, Fabiola Sojet , presidente de General Electric Colombia y Marcela Perilla, directora ejecutiva del Cono Sur de Latinoamérica para Dell, entre muchas otras. «Todas son colombianas que han llegado lejos por la tenacidad y empuje que persisten en sus vidas. Tenemos el talento, es cuestión de materializarlo«, afirmó en entrevista a Tecnósfera.

Ana María Aristizabal
Nació en Medellín, estudió ingeniería de sistemas en la Universidad Eafit y se graduó en 1988. En 1999, obtuvo la Maestría en Administración de Empresas del Inalde (Universidad de la Sabana). En la actualidad, es directora corporativa de tecnologías de información (CIO por sus siglas en inglés) en el Grupo <a>, antes conocido como Grupo Chaidneme, en donde lidera la modernización tecnológica de 25 empresas.

Ha desarrollado una amplia trayectoria en tecnologías de información en importantes empresas nacionales y multinacionales como la NCR y el Grupo Bolívar.
Es miembro de juntas directivas de empresas como Seguros Comerciales Bolívar, Fiduciaria Superior, Cafam, Club de Ejecutivos y CHM Minería.
Rubby Casallas 
Es directora del Grupo de Investigación TICSW (Tecnologías de información y Construcción de Software) y coordina la Maestría en Ingeniería de Software de la Universidad de Los Andes.

Es ingeniera de sistemas y computación y  cuenta con una especialización en el programa de Sistemas de Información en la Organización de la Universidad de los Andes. Además, es doctora en informática de la Universidad de Grenoble en Francia. Se desempeña como profesora titular de la Facultad de Ingeniería de Los Andes.
La voz de dos estudiantes de ingeniería de sistemas:
«Soy una chica de 21 años a la que le gusta mucho el arte y veo la ingeniera como eso mismo, porque puedo crear cosas hermosas igual que lo hago cuando pinto o cuando capturó una foto. Me he destacado por ser una ingeniera «fuera del molde» demostrando que los estereotipos no existen y que mientras te guste lo que hagas, todo valdrá la pena”, explica con emoción Jennifer Barajas, estudiante de noveno semestre de la Escuela Colombiana de Ingeniería.

Jennifer está desarrollando, junto con unos compañeros, una aplicación para evitar las filas a la hora de ir a una plazoleta de comidas.

“Quiero ser una ingeniera líder. Quiero abrir nuevas puertas para todas aquellas que quieran seguir este camino, porque es momento de dejar de lado cosas como ‘la ingeniería es una carrera para hombres’ o ‘los ingenieros no saben nada más que números’ porque no es cierto, la ingeniería es una carrera hermosa llena de nuevas luces que te abren los ojos y te maravillan una y otra vez«, añade.

Por su parte, Martha Jimena Vargas, estudiante de tercer semestre de ingeniería de sistemas en la Universidad Javeriana, cree que las carreras tecnológicas no tienen límites: “Desde antes que comenzará a estudiar esta carrera, me enamore del verdadero significado, trascendencia y profundidad que tiene ingeniería de sistemas en nuestro entorno, nuestro país, y en el mundo», sentencia.

«Y es que nuestra carrera es una ciencia que está cambiando cada minuto, por eso debemos estar a la vanguardia, siempre motivados por seguir desarrollando. Para nosotros el cielo es el límite, estamos en una carrera que permea todo lo que está a nuestro alrededor», reflexiona. 

«Podemos influir desde la creación de aplicaciones móviles, desarrollo de software, en sistemas de información, en la medicina, desarrollando tecnologías que algún día salvaran la vida de miles de personas, y muchos campos más. Así que las expectativas que tengo respecto a mi carrera son altísimas y cada día me levanto inspirada por éstas y los excelentes profesores que he tenido, basada en la idea que tenemos en nuestro conocimiento una de las herramientas más poderosas para transformar el mundo y generar progreso a nuestro alrededor«, concluye.

Deja una respuesta