MADRE HAY UNA SOLA

Por culpa del azar o de
un desliz, cualquier mujer puede convertirse en madre, pues ha sido dotada del
«instinto maternal» con la finalidad de preservar la especie. Si no
fuera por eso, lo que ella haría al ver a esa criatura minúscula, arrugada y
chillona, sería arrojarla a la basura. Pero gracias al «instinto
maternal» ella la mira embobada, la encuentra preciosa y se dispone a cuidarla
gratis hasta que cumpla muchos años. 



Ser Madre:


    Es considerar que es
mucho más noble sonar narices y lavar pañales, que triunfar en una carrera o
mantenerse delgada.  

    Es ejercer la vocación sin descanso, siempre con
la cantaleta de que se laven los dientes, se acuesten temprano, saquen buenas
notas, no fumen, tomen leche.

    Es preocuparse de las vacunas, la limpieza de las
orejas, los estudios, las palabrotas, los novios y las novias; sin ofenderse
cuando la mandan a callar o le tiran la puerta en las narices, porque no
quieren verla.

    Es llorar cuando ve a
los niños contentos y apretar los dientes y sonreír cuando los ve sufriendo. 

    Es servir de niñera, maestra, chofer, cocinera,
lavandera, médico, policía, confesor y mecánico, sin cobrar sueldo alguno.

    Madre es alguien que nos quiere y nos cuida todos
los días de su vida y que llora de emoción porque uno se acuerda de ella una
vez al año: el día de la madre. 

    Es quedarse desvelada
esperando que el hijo regrese de la fiesta y, cuando llega hacerse la dormida
para no fastidiar. 


    Es temblar cuando el hijo aprende a manejar,
anda en moto, se afeita, se enamora, presenta exámenes o le sacan las
amígdalas. 

    Es entregar su amor y su tiempo sin esperar que
se lo agradezcan. 

    El peor defecto que
tienen las madres es que se mueren antes de que uno alcance a retribuirles
parte de lo que han hecho. Lo dejan a uno desvalido, culpable e
irremisiblemente huérfano. 

    Por suerte hay una sola Madre. Porque nadie
aguantaría el dolor de perderla dos veces. 


¿QUÉ ES UNA MADRE? 


    Una madre no es un buzón, pero puede traerte
buenas noticias.


    Una madre no es una caja de seguridad, pero puede
guardar un secreto.

    Una madre no es un
cofre, pero en ella puedes descubrir un tesoro.

    Una madre no es una caja fuerte, pero puede
protegerte de los ladrones.

    Una madre no es un arma, pero puede protegerte de
muchos peligros.

    Una madre no es un
árbol, pero bajo su sombra uno se puede sentir muy cómodo. 

    Una madre no es una mascota, pero puede hacerte
cosas espectaculares. 

    Una madre no es una autopista, pero te puede
guiar por el mejor camino.

    Una madre no es un auto,
pero te puede llevar a muchos lados.

    Una madre no es un caramelo, pero te puede
endulzar la vida. 

    Una madre no es un café, pero te puede hacer el
mejor que hayas probado.

    Una madre no es un té,
pero puede entibiar la vida. 

    Una madre no es un horno microondas, pero puede
recalentarte la comida después de esperarte hasta las 3 de la mañana.

    Una madre no es una heladera, pero puede aguantarte
hasta que te derritas de la rabia. 

    Una madre no es un
lavarropas, pero muchas veces te salva lavándote la ropa 5 minutos antes de que
te la pongas.

    Una madre es paciencia, entrega, sacrificio,
perdón, compañía, amor, bendición, protección, cuidado, y muchas cosas más,
pero lo más importante de todo es, que la madre es un regalo de Dios.



Señor;


Tú también tienes una
madre. La tuya está en el cielo: es María, pero en algún tiempo estuvo en la
tierra.  Ayúdanos a pedir por nuestras madres, por las que están en el
cielo, y las que están en la tierra.  Ellas, siempre están pidiendo por
nosotros, justo es que nosotros alguna vez pidamos por ellas.


De las madres se han dicho cosas bellísimas; todas se
las merecen.  Señor, concédenos madres que sepan amar a sus hijos con amor
intenso, con amor cristiano.  Que amen a Dios en sus hijos, que todo su
amor sea para encaminarlos a Él.  Un amor que lleve hasta el
sacrificio.  Que críen a sus hijos con esmero y delicadeza, y que sean
ellas quienes los eduquen, con una educación completa, con una vigilancia llena
de amor y caridad.



Haz, Señor, que el modelo
de nuestras madres sea el tu Madre bendita. Que la protectora de nuestras
madres sea ella: María.  Que a ella acudan en sus afanes, que a ella
imiten en sus acciones.
 

FELIZ DIA DE LA MADRE

Deja una respuesta