5 historias insólitas de venta por e-commerce que pocos pueden creer

La red proporciona artículos de toda índole para diversos compradores, de hecho existen cosas inservibles que han logrado venderse a precios exorbitantes, con estos casos se dará cuenta que hay gente para todo.
 
1. Lo inservible
La primera venta del portal de e-commerce eBay fue un apuntador láser que ya no servía para nada. El precio de venta fue de USD 14,83, algo demasiado alto para lo que muchos considerarían un pedazo de basura. El comprador fue contactado posteriormente y dijo que le encantaban los apuntadores láser inservibles.
 
Otro caso de estos fue un lote de 600 tapas de gaseosa que se vendieron en Buenos Aires por la irrisoria suma de 16 pesos argentinos.
 
2. Un caserío por un millón
Un pueblo ubicado en California en Estados Unidos fue vendido por la módica suma de 700 mil dólares al no alcanzar el mínimo de la subasta que era de un millón setecientos mil dólares. El comprador de este lugar también pudo adquirir el código postal por el mismo precio.
 
3. Virginidad a la venta
Natalie Dylan, una joven de 22 años, puso a la venta su virginidad en la red por una suma que alcanzó los 3,7 millones de dólares. Para su desgracia el anuncio fue dado de baja del sitio en donde estaba promocionado, antes de llevar a cabo la millonaria transacción
 
4. Se venden vidas
Ian Usher, un hombre australiano, decidió vender su vida luego de ser abandonado por su mujer. Esta vida incluía el carro, su casa y el trabajo. El costo de la transacción fue de 330 mil dólares, dinero con el que se dedicó a hacer las 100 cosas que hacer antes de morir.
Luego de realizar más de 80 cosas inaplazables, compró una isla e hizo un libro llamado “Una vida vendida”.
 
5. La ventana indiscreta
No es la ventana de la película, sino aquella por la que disparó el asesino de John F. Kennedy en Dallas, Texas, Estados Unidos. El heredero del edificio Caruth Byrd subastó este elemento, testigo de un magnicidio, por la increíble suma de 3 millones de dólares.

Deja una respuesta