Apple se dispone a convertirse en la última víctima del dólar

La subida del dólar ya ha reducido en más de US$20.000 millones el volumen de negocio de las grandes empresas de EE.UU. en el primer trimestre.

Esta suma es mayor que los ingresos generados por Intel, Caterpillar o Goldman Sachs en los tres primeros meses del año, según un análisis de Financial Times.
Teniendo en cuenta que estamos a la mitad de la fase de resultados, es probable que esa cifra aumente aún más. Apple, la empresa más valiosa del mundo, anuncia hoy sus cifras, y en enero advirtió de que los movimientos de las divisas podrían recortar en más de US$2.000 millones los ingresos trimestrales. En lo que va de fase de resultados, General Motors, IBM, Procter & Gamble, Amazon y Johnson & Johnson han sufrido quitas sobre sus ventas de más de US$1.000 millones con la conversión de los ingresos generados en el extranjero a dólares estadounidenses.
El «crecimiento bruto» de los ingresos refleja lo rápido que crece un negocio. En los últimos años, las ventas de las grandes multinacionales estadounidenses se han beneficiado de la combinación de un dólar más débil y de la sólida expansión de los mercados emergentes.
Sin embargo, la revalorización constante del dólar desde el verano pasado y el debilitamiento de la actividad global ha pesado con fuerza sobre muchos grandes grupos estadounidenses.
Mientras que el 71% de las compañías del S&P 500 han eclipsado las expectativas de beneficios para el primer trimestre, el 55% de los grupos no han conseguido superar las previsiones de ingresos, según S&P Capital IQ.
«El crecimiento bruto de los ingresos afronta un serio desafío. El dólar supone un problema aún mayor de lo que la gente pensaba», señala Dan Greenhaus, estratega jefe de BTIG.
Sin embargo, los índices estadounidenses han conquistador territorios de récord, ya que los inversores se han dejado animar por el hecho de que los beneficios globales superasen las expectativas suavizadas por los analistas. El S&P 500 cerró la semana pasada en un pico de 2.117,69, mientras que el Nasdaq ha sobrepasado el máximo alcanzado en el año 2000, durante la burbuja tecnológica. «Aunque los beneficios no son grandes, son mejores de lo previsto», explica Greenhaus.
El análisis de los resultados, las presentaciones, las teleconferencias y las declaraciones de los ejecutivos abarca más de 100 de las casi 190 compañías constituyentes del S&P 500 que han comunicado sus resultados en el primer trimestre.
El análisis de FT muestra una reducción de las ventas en US$20.100 millones, cifra que habría incrementado los ingresos de US$762.000 millones comunicados por los grupos en un 2,6%. Si se excluyen los valores financieros, las ventas habrían sido más de un 3% superiores. Aunque la industria tecnológica es la que se ha visto más expuesta al cambio del dólar, ya que genera más ventas en el extranjero que ningún otro sector, un amplio número de compañías ha advertido de los efectos.
McDonald’s, Google, Facebook, Microsoft, Tyco, Coca-Cola, Kimberly-Clark, 3M, Caterpillar y PepsiCo se incluyen entre las docenas de firmas que apuntaron a las oscilaciones de las divisas a la hora de comunicar los resultados.
«La divisa ha sido un poderoso contratiempo para todas las multinacionales», explica Dan Kelley, un gestor de carteras de Fidelity. «Es algo sobre lo que tienen que cambiar de mentalidad las compañías (cuáles son las implicaciones para el futuro y si merece la pena alterar sus estructuras de costes)».
Sólo la mitad de las compañías revelaron suficiente información para calcular los efectos del dólar sobre las ventas, que ya son de por sí un dato un tanto vago porque los ejecutivos tienen que tener en cuenta los cambios en las operaciones subyacentes y las desinversiones o adquisiciones aparte de las oscilaciones de los tipos de cambio.

Deja una respuesta