Netflix, ¿ante el final del secretismo?

Hasta ahora Netflix, el servicio que domina el mundo del ‘streaming’ a nivel mundial, ha sabido jugar sus cartas con inteligencia, guardando con celo los datos sobre los niveles de audiencia de las películas y las series, muchas de contenido propio, que ofrece cada día por una módica cantidad mensual. El argumento detrás de tanto misterio siempre ha sido el mismo: que no hay motivos para revelarlos puesto que no tienen anunciantes a los que contentar.

Sin embargo, es un panorama que ahora podría estar cambiando en Hollywood, después de que Nielsen, la compañía encargada de medir los niveles de audiencia en plataformas tradicionales como la televisión en abierto y por cable, haya empezado a estudiar lo que sucede en plataformas como Netflix y sus competidoras, incluyendo Amazon o Hulu. De acuerdo al diario ‘Wall Street Journal’, está monitoreando un total de 1.000 series.
El resultado, según Nielsen, es que la mayoría de los estudios con producciones televisivas están recibiendo resultados en detalle de sus programas, lo que podría traducirse en la modificación de sus contratos con Netflix y otras plataformas. Podrían empezar a cobrar más por su contenido.
En la actualidad, esos ingresos en concepto de ‘streaming’ suponen una parte importante del total del pastel, y estiman que crecerá de forma exponencial en los próximos años, teniendo en cuenta el notorio cambio en la forma de consumir televisión en EEUU. Hay estudios que señalan que algunas noches, Netflix supone el 35 por ciento del total del consumo de banda ancha en internet en la primera potencia mundial, un servicio que llegará a España en octubre y que ya tiene presencia en más de 50 países, con 62 millones de clientes en total.
Netflix, por su parte, parece haber mostrado cierto desdeño ante el empeño de Nielsen por desenmascarar sus datos, alegando que esa información no incluye el consumo de sus programas en tabletas electrónicas ni teléfonos móviles, que en realidad suponen una parte muy importante de la ecuación.
Por otra parte, esos números podrían tener un efecto importante en el valor de la acciones de Netflix, que han subido como la espuma en los últimos años. Hasta ahora, Wall Street prestaba atención únicamente a los datos de suscripción, aunque la información de Nielsen podría arrojar luz sobre el buen o mal desempeño de algunas de las series propias en las que están invirtiendo millones de dólares al año.
Para muchos analistas, era cuestión de tiempo que esos índices de audiencia vieran la luz, teniendo en cuenta la repercusión social que han tenido series como ‘House of Cards’ y ‘Orange is The New Black’, por mencionar algunas. La cuestión es saber si Netflix, finalmente, se animará a hacerlos públicos.

Deja una respuesta