Prohíben apuntadores láser porque pueden ser peligrosos para los ojos

Superindustria ordenó suspender la venta de estos productos con potencia mayor a un milivatio.

No se podrán producir ni vender apuntadores láser en Colombia.

No se podrán producir ni vender apuntadores láser en Colombia.

Mediante la Resolución 33767 de 2016, la Dirección de Investigaciones de Protección al Consumidor, de la Superintendencia de Industria y Comercio, ordenó, de forma preventiva, que se suspenda la producción, comercialización y distribución de apuntadores o punteros láser que tengan una potencia mayor o igual a un milivatio.

La suspensión es de carácter temporal, y se extenderá hasta que se complete un proceso investigativo que se adelanta.

La medida preventiva rige por sesenta días hábiles contados a partir de la publicación de la resolución. Debe ser cumplida por importadores, fabricantes, distribuidores o comerciantes, mientras se adopta la medida definitiva.
La Superintendencia recomienda que los apuntadores láser solo sean utilizados por profesionales y expertos del sector médico, científico, industrial o militar.
En los sesenta días mencionados, la Superintendencia solicita que quienes tengan interés directo en la importación, producción y comercialización de apuntadores láser expongan su situación dentro de la actuación administrativa que se encuentra en proceso.
El organismo también invita a que las personas que hayan presentados lesiones o incidentes causados directa o indirectamente por los apuntadores láser brinden detalles relacionados con su caso.
Colombia es el primer país en América Latina en adoptar una medida de seguridad frente a los apuntadores láser. En países como Canadá, Francia, Suiza, Reino Unido, Nueva Zelanda, Grecia, Noruega y Australia se han impuesto restricciones en la comercialización de este producto.

La investigación empezó como respuesta al caso de Juan Pablo Echavarría Durango, un joven 19 años que sufrió una quemadura de retina, el pasado 23 de noviembre. Echavarría se encontraba en una barbería del corregimiento San Antonio de Prado, de Medellín (Antioquia). Ese lunes, en la noche, un amigo, también de 19 años, ingresó al establecimiento con un apuntador láser de color azul que había adquirido por internet.

El rayo de luz fue apuntado al ojo izquierdo de Echavarría por menos de un segundo. Ello fue suficiente para causarle una lesión en la retina.
Para llegar a la medida preventiva, la Superindustria sometió distintos tipos de apuntadores láser que se pueden adquirir en el mercado colombiano, incluido uno idéntico al que había ocasionado el accidente al joven antiqueño, a pruebas de laboratorio.
El laboratorio encontró que todos los láseres sometidos a la prueba, incluidos aquellos con potencia igual o superior a un milivatio pueden causar lesiones a la retina si hay exposición al haz de luz. La decisión también fue avalada por oftalmólogos.

Deja una respuesta