Cómo hacer un plan de recuperación de desastres?

 
David Montoya, director de Canales de Paessler Latinoamérica 

Paessler lo invita a considerar cuatro elementos clave, ¿quiere descubrir cuales son? 
A considerar 
La empresa de monitoreo de redes, Paessler, enumero cuatro puntos clave con los que una empresa puede comenzar a diseñar un plan de recuperación de desastres. 
De inicio, David Montoya, director de Canales de Paessler Latinoamérica, subrayó que estos planes son procedimientos que se preparan en las empresas para responder ante una interrupción de los servicios de red durante un incidente, ya sea natural o provocado, a fin de reestablecerse lo antes posible y no perder datos, operación, dinero, y la confianza de los clientes. 
“Si bien los terremotos y los ataques terroristas son difíciles de anticipar, se pueden analizar muchos otros escenarios de desastres en cada detalle. Para aquellos eventos que no se pueden evitar, un plan de recuperación de desastres es vital”, y explicó los cuatro pasos para empezar a desarrollarlo: 
1.-Identificar los escenarios que pueden causar inactividad en la red. 
2.- Identificar que procesos son vitales para que continúen las actividades comerciales. 
3.- ¿Qué puedo hacer para mitigar la mayor cantidad de riesgos posibles? 
4.- ¿Quiénes son mis personas de contacto en medio de la crisis? 
El ejecutivo explicó que estos puntos, bien ejecutados permiten ahorrar grandes cantidades de dinero, y retomó una investigación realizada por Avaya en la que se descubrió que el 81% de las empresas encuestadas en 2013 sufrieron interrupciones de red ocasionando un costo promedio de $70,000 en 77% de ellas. 
El ejecutivo recomendó a las empresas protegerse ante cualquier eventualidad, y localizar aquellos procedimientos e información que es más crítica y a la que en cualquier incidente, se le debe dar prioridad. 
Un plan de recuperación de desastres de red debe contener los datos de contacto de las personas clave para diversas tareas, desde los administradores de sistemas de su empresa hasta puestos de alta dirección y el director general. 
Un “Incidente” podría significar inactividad de entre 30 a 60 minutos, mientras que una “crisis” podría durar 24 horas o más y producir importantes pérdidas de capital. Por eso, es importante definir correctamente el desastre como incidente, emergencia o crisis para responder adecuadamente. 
Un último punto que sugiere a los canales de distribución recalcar en sus clientes tiene que ver con la inversión, en el sentido que tener tiempos de inactividad muy cortos puede ser costoso; sin embargo, no ser capaz de ofrecer sus servicios a empleados y clientes puede ser más costoso.

Deja una respuesta