De los 37 millones de libros vendidos al año, 2 millones de ejemplares son digitales

Los Ebooks generan $65.200 millones al año 
El impacto del mundo editorial en Colombia aún no se ha modificado radicalmente con la llegada de los ebooks al país. El más reciente informe de la Cámara Colombiana del Libro (CCL) recalcó que los colombianos siguen prefiriendo el formato físico dentro del sector editorial, aunque lo digital viene creciendo. 
La entidad reportó que si bien 94,5% de los libros vendidos en Colombia fueron en formato impreso (en total se venden 37 millones de ejemplares al año), desde 2010 el mercado de los libros digitales se ha triplicado, marcando una tendencia creciente dentro de un sector que mueve $65.200 millones en ventas al año. 
Según reportó la CCL, los ebooks preferidos por los colombianos son los libros escolares y universitarios. En tercer lugar, se encuentran los textos literarios y, en una menor medida, están los textos religiosos. 
Rafael Nieto, coordinador de mercadeo de la Editorial Javeriana, recalcó que esta brecha de consumo es producto de la falta de adaptación al formato ebook. “Eso tiene que ver con una alfabetización que es transversal a todas las TIC. Aunque existe un romanticismo por el libro impreso, considero que aún no se ha creado una cultura para adaptar el formato a los lectores colombianos”. 
En el marco empresarial, las compañías que marcan la parada con la venta de este producto son Amazon, Apple e Innes Mobile. Según el reporte de ventas de ebooks presentado por estas compañías, Amazon vendió 80% de los ebooks comercializados en 2017, que fueron 2 millones de ejemplares aproximadamente. La segunda es Apple, que vendió 10%; y le sigue Innes Mobile, con 3%. “Lo importante es que las editoriales busquen a sus lectores en estas plataformas, para generar un mayor impacto dentro del mercado”, dijo Emilia Miranda coordinadora de proyectos digitales en la editorial Siglo del Hombre y distribuidora general de los ebooks académicos en el país. Esta editorial mueve 5.200 descargas anuales únicamente en libros académicos. Según aclaró Miranda, el éxito para vender estos formatos recae en los algoritmos y el impacto que los títulos puedan tener en su nicho de mercado”. 
Entre los hallazgos sobre el lento crecimiento del sector, la CCL recalcó que uno de los problemas es el acceso a los dispositivos tecnológicos ideales para la lectura de estos textos. En el mercado, un Kindle o tableta tiene un costo de $500.000 a $1 millón. Para un lector que únicamente invierte $50.000 anuales para comprar uno o dos libros digitales, este gasto es desproporcionado. Esta reticencia tecnológica repercute de forma directa en la venta de libros electrónicos. 
“Otro punto que ha frenado el desarrollo de este mercado es la consolidación de los formatos”, afirmó Nieto. “En este momento, tenemos una guerra tras bambalinas, donde un vendedor busca imponer un formato dentro del mercado. Este mercado aún no ha terminado de desarrollarse”. 
El mercado editorial está cambiando gracias a este formato. Según un reporte de Amazon, 31% de los ebooks vendidos son autoeditados. Esta es una de las irrupciones principales que se ha generado dentro del mundo editorial. El papel de los editores debe modificarse ante las dinámicas de este sector. 
Para Miranda, las editoriales deben adaptarse a esta nueva realidad. “Es importante que las editoriales comprendan que en este sector hay un nicho de mercado muy importante. Desde nuestra editorial, hemos logrado alianzas estratégicas con plataformas como Amazon y Google Books y gracias a ello aumentamos nuestras ventas en 40%”. 
Según las estadísticas de la empresa, 60% de los ebooks que maneja la editorial se vendieron en países europeos, asiáticos y africanos. “El fin es lograr que el contenido esté disponible en la mayor cantidad de espacios posibles”, recalcó Miranda. 
Margarita Restrepo, directora de la editorial Penguin Random House Colombia, recalcó las apuestas de la editorial para ingresar en este mercado. “Desde el 2012 Penguin Random House Colombia incursionó en el formato de ebook obteniendo crecimientos sostenibles año a año. Por ejemplo, en el 2018 el incremento es del 40%. Entre los ebooks colombianos que nos han dado satisfacciones en ventas están El olvido que seremos, de Héctor Abad, Soy una mujer holística de María José Flaqué, Lo que no tiene nombre de Piedad Bonnett y Atrévete a cocinar de Estefanía Borge. El encanto de la lectura siempre se mantendrá, la clave está en llegar a la audiencia correcta, en el momento correcto, con el formato indicado”. 
LOS CONTRASTES
Emilia Miranda Directora de Proyectos Digitales Siglo del Hombre
“Las editoriales deben comprender que el mercado del ebook tiene un gran potencial de distribución y crecimiento”. 
Rafaél Nieto Coordinador de Mercadeo Editorial U. Javeriana 
“No se ha generado una cultura para acercar el ebook a los lectores colombianos. El problema es adaptación, porque el consumo digital está aumentando”. 
Los expertos consultados coincidieron en que el principal problema del sector es el costo del producto. “Muchas editoriales dejan con costos equivalentes el precio de los impresos con los digitales y esto espanta a los lectores”, resaltó Miranda. 
Para Nieto, este problema de consumo tiene su origen en que “en Colombia no tenemos las condiciones materiales para consumir ebooks de manera masiva ¿Cuántas personas no se aterrorizan con la idea de sacar su tableta en un parque o en un bus para hacer sus lecturas? Aún nos falta mucho camino por recorrer en este mercado”. 
Otro aspecto por el que luchan la academia y las editoriales es para crear políticas públicas que fomenten el desarrollo de una cultura educativa dentro de las tecnologías de la información. “El ideal es que las personas aprendan a invertir su tiempo en internet, más allá de las redes sociales”, dijo Nieto.

Deja una respuesta