Empresas mexicanas fracasan por falta de innovación tecnológica

 
Las marcas deben considerar en sus estrategias de negocio adoptar tecnologías innovadoras 

Las tecnologías de la información se han vuelto un diferenciador clave para lograr construir una infraestructura que permita gestionar, conectar y asegurar la información y datos 
Vanguardia tecnológica 
Las firmas de retail buscan innovar y estar a la vanguardia para no quedar en desventaja ante el comercio electrónico y así satisfacer al consumidor, quien cada vez se vuelve más exigente y demandante. 
Y es que las tecnologías de la información se han vuelto un diferenciador clave para lograr construir una infraestructura que permita gestionar, conectar y asegurar la información y datos para mejorar la lealtad del cliente y la productividad de sus empleados, por lo que muchas firmas se han quedado en el intento y han desaparecido por no caminar simultáneamente con los avances tecnológicos. 
Incluso, existen empresas que sí se han mantenido a la vanguardia y han sustituido y desplazado en productos y servicios a otras similares que, ante la falta de innovación, desaparecieron, por lo que para satisfacer las necesidades del consumidor, las marcas deben considerar en sus estrategias de negocio adoptar tecnologías innovadoras, evolucionar en sus productos y contar con una mezcla de abastecimiento entre lo físico y lo digital para favorecer sus ventas y mantener su posición dentro de la industria. 
De acuerdo con la firma Contenido 2.0, durante 2018 en México, el comercio electrónico ascendió a 82.5 millones los usuarios de internet y una proyección de 92.2 millones de usuarios para 2021, lo que representará 71.9% de penetración de la población; mientras que el “Estudio sobre Comercio Electrónico en México 2018”, que realiza la Asociación Mexicana de Venta Online, revela que el 60% de los usuarios compraron algún producto o servicio en línea en los últimos tres meses. 
Esto demuestra que los usuarios se han inclinado en preferencia hacia las herramientas digitales que han sustituido productos y servicios que anteriormente eran indispensables para la vida cotidiana, comprobando de esta forma que las firmas deben estar en constante cambio para no quebrar en su estrategia de negocio o verse desplazados por otras que van más allá de la innovación y que saben perfectamente hacía dónde van dirigidos.

Deja una respuesta