5 errores frecuentes cuando se valora una tecnología o un proyecto de innovación

La necesidad de valorar tecnologías resulta ser un trabajo muy nuevo en la mayoría de las organizaciones, particularmente las que apenas inician los procesos de innovación y desarrollo tecnológico. 

La idea de conocer el valor de aquello que se ha creado toma más relevancia desde el punto de vista del análisis estratégico, de posicionamiento de la empresa, capacidad de competir rentablemente y de establecer una base para la identificación de las prioridades sobre el uso de los recursos que posee la empresa. 
Teniendo en cuenta que existen diversas variables y metodologías que debes utilizar para conocer el valor, deseas emprender este proceso para tu tecnología, es importante que evites caer en los errores que te presentamos a continuación: 
Error #1: No conocer qué es lo que se está valorando 
Se dice que no se valora lo que no se conoce. Esto implica que deberás investigar y analizar en qué consiste tu tecnología, no solamente desde el punto de vista técnico, sino también desde las perspectivas del mercado al que esperas acceder, las necesidades del cliente que esperas solucionar, las inversiones futuras a realizar, los aliados que requieres, los recursos económicos, de infraestructura y de personal para operar, entre otros. 
Es aquí donde las herramientas de la vigilancia tecnológica y de mercados cobran más relevancia, pues te van a aportar información útil que se convertirá en las variables de entrada para tus modelos de valoración. 
Error #2: No alinear la valoración con la estrategia de comercialización 
En el ámbito de la valoración de tecnologías, siempre se debe enfocar la labor pensando en ¿valor para qué? y ¿valor para quién? 
Esto implica que el valor de la tecnología puede cambiar, dependiendo de en manos de quién se encuentra, por las capacidades que pueda tener o no de explotarla rentablemente.
Por esta razón, no puede hacerse una valoración de manera adecuada si no se considera de forma realista cuáles son las posibilidades y el potencial de generación de ingresos derivados de la estrategia de comercialización. 
Error #3: No utilizar la metodología adecuada 
Existen diversas metodologías para la valoración de tecnologías, como las basadas en costos, en comparables, en flujos de caja o en opciones reales. Sin embargo, dependiendo de las condiciones de lo que se desea valorar, debe elegirse una u otra. Emplear la metodología de valoración equivocada te puede llevar a obtener valores alejados de las reales perspectivas de tu tecnología y, por lo tanto, a tomar decisiones desenfocadas. 
Generalmente, las mejores metodologías están relacionadas con las basadas en flujos de caja, que se concentran en analizar la relación de ingresos y egresos esperados; y la más recomendada: las relacionadas con las opciones reales, que tienen en cuenta la alta volatilidad de los resultados esperados y el valor de la flexibilidad de la Gerencia en la toma de decisiones. 
Error #4: Pensar que el valor de la tecnología es estático y se mantiene en el tiempo 
El valor de una tecnología tiende a cambiar en el tiempo, de acuerdo con diversas condiciones en el mercado, al desarrollo técnico y tecnológico, a las expectativas del cliente, a condiciones macroeconómicas, entre otras. 
Para muchos casos, el valor de la tecnología en el tiempo tiende a disminuir por las posibilidades de sustitución que puedan generarse a partir de nuevos desarrollos que compiten en mejores y nuevas condiciones. 
Error #5: No evaluar un tiempo de explotación apropiado de acuerdo con la tecnología
Este es un error muy común en el caso de las patentes. Por ejemplo, si se posee una patente de invención, donde el período de vida útil de esta será de 20 años, el evaluar el potencial de generación de ingresos durante el mismo tiempo podrá dar a lugar a una sobre estimación del valor de la tecnología. En la mayoría de los casos, la vida útil desde el punto de vista de la valoración será inferior al señalado anteriormente, principalmente por las posibilidades de sustitución de otras nuevas soluciones que van siendo desarrollados en el tiempo o de obsolescencia tecnológica. 
Si no conoces el proceso de valoración de tecnologías, asegúrate de asesorarte bien, con personal con experiencia no solamente desde el punto de vista financiero, sino también desde el ámbito de la innovación y el desarrollo tecnológico. En SuGerencia Consultores, podemos ayudarte con la valoración de tu tecnología o de tu proyecto de innovación.

Deja una respuesta