5 prácticas para fidelizar con Email Marketing

El Email Marketing es una herramienta que le permite a las marcas mantener una comunicación directa con sus clientes por medio del envío de correos electrónicos personales, los cuales incluyen contenido de calidad y valor que permita establecer una relación duradera (y estable) con un determinado cliente. En pocas palabras, con la ayuda del email marketing es posible captar, convencer y conservar un cliente, pero esta tarea no es fácil. Si has llegado aquí porque tu estrategia de Email Marketing no está funcionando, estás en el lugar correcto. Al hablar de «fidelizar clientes» es necesario crear una estrategia que sea flexible y dinámica, de modo que se adapte a una determinada campaña de emailing y, por ende, a un determinado público. Por tanto, algunas de las estrategias conocidas, como el envío de email masivos, por ejemplo, puede llegar a entorpecer el trabajo de fidelización. Pero esto último no sucede todo el tiempo. La creación de contenido personalizado es, en esencia, una de las principales formas de garantizar que la estrategia de email marketing funcione. Pero, repito, esto no garantiza que tu marca obtendrá los resultados esperados. Es por esto y más motivos que, a continuación, te hablaremos de las 5 prácticas más efectivas para fidelizar a tus clientes por medio de Email Marketing: 
Conoce las 5 prácticas más efectivas para fidelizar a tus clientes con Email Marketing 
Antes de conocer las 5 prácticas más efectivas para fidelizar a tus clientes es necesario que determines cuál es tu objetivo al utilizar email marketing: ¿Obtener más clientes fieles a la marca? ¿incrementar las ventas? ¿generar una comunidad de seguidores? Sea cual sea tu objetivo, debes adaptar las siguientes prácticas a ella, de modo que te sea mucho más fácil adaptar tu estrategia a los requerimientos de tu marca, y, al mismo tiempo, prever algún cambio a largo plazo en cuanto a la visión y misión de tu marca. Puesto así, las prácticas de email marketing que aparecerán en breve sólo funcionarán si tienes claro tus objetivos. ¿Por qué? Porque de esta forma podrás jugar con cada una de las estrategias disponibles y, de forma individual, evaluar cuál de ellas te está generando resultados positivos (o negativos). 
1. Planifica tu estrategia de email marketing 
Antes de poner en práctica cualquier estrategia que se cruce por tu camino, es necesario que planifiques lo que vas a hacer, es decir, determinar el objetivo (como te mencioné al principio del post), la estrategia que te permitirá conseguirlo (por ejemplo, brindar una prueba gratuita de un mes si ofreces servicios, o hacer ofertas con un determinado porcentaje de descuento), el tipo de contenido que proporcionarás, la duración, las métricas, entre otras cosas. 
2. Dale la bienvenida a tus clientes 
El primero que dice “Hola” es el ganador. Redactar un correo de bienvenida, saludando al cliente e invitándolo a visitar tu portal web es el primer paso para crear un vínculo con el cliente. En este primer contacto sólo hay que lograr que el cliente se interese, se sienta especial y opte por suscribirse a tu portal. Suena sencillo, pero requiere de mucho análisis para saber en qué momento enviar el correo y qué palabras usar para no sonar insistente y monótono. Lo ideal es tener una redacción amigable, personal, utilizando un vocabulario profesional pero sencillo. Lo que quieres es que tu cliente, de manera inconsciente, confíe en ti y decida visitar tu portal para chequear qué es lo que ofreces y porqué debe darte una oportunidad. Si quieres conversar con tus clientes de una forma amena y sin complicaciones, con Zenkiu lo podrás hacer. En nuestro portal te hablamos cómo utilizar Zenkiu y lo divertido que será para ti y tu equipo comunicarse con cada uno de los clientes que siguen a la marca. 
3. Crea contenido que genere impacto 
El contenido es, sin duda alguna, uno de los puntos clave de tu estrategia, pero quizá, uno de los más difíciles de lograr. Al momento de generar un contenido de valor es necesario conocer al cliente, es decir, sus gustos, características personales (como el sexo, edad, ubicación geográfica, entre otros), historial de compra y cualquier otro dato que te permita conocerlo. Se podría decir que debes conocer a tu cliente como si fuera un familiar o amigo cercano. Por tanto, reconocer con qué tipo de clientes estás tratando te evitará meter la pata en los correos electrónicos que envíes. Ahora bien, ¿cómo puedes crear un contenido impactante y personalizado? Lo primero es saber cómo plasmar el material que tienes a la mano, ya sea texto, imágenes, vídeos, entre otros. Debes crear un esqueleto con la cantidad de palabras que colocarás por párrafo, el tamaño de las imágenes y, por supuesto, las palabras claves que utilizarás para captar la atención del cliente (e impulsarlo a comprar). Si no tienes experiencia creando contenido creativo, puedes optar por contratar los servicios de un Copywriter, un experto en crear textos publicitarios. 
4. Apoya tu estrategia con la ayuda de un CRM 
CRM es la «gestión de relaciones con clientes» que te permitirá almacenar cada interacción que hayas tenido tú o cualquier miembro de tu marca con un cliente. Esta información es de vital importancia para poder hacer un perfil del cliente y, de esa manera, poder adaptar la estrategia de email marketing a las características del mismo. Por ejemplo, crear un correo electrónico personalizado con las ofertas del momento para aquél cliente que estuvo preguntando sobre las rebajas del mes pasado. Por lo general los CRM son gestores automáticos que puedes utilizar sin necesidad de manipularlo, puesto que su función es guardar toda la información que entra y sale del portal. Algunos de ellos son gratuitos, y se pueden instalar en dispositivos móviles o computadoras. Sin embargo, lo ideal sería tenerlo en la computadora central de tu marca, es decir, aquella que sirve de base de dato general, puesto que aquí el gestor podrá almacenar la información sin problema. Uno de los gestores que recomendamos mucho en nuestro portal es Zenkiu. Es un gestor fácil de usar, no quita tiempo y se puede utilizar de varias formas, ya sea para comunicarse con los clientes, enviar emails personalizados, entre otras cosas. 
5. Invita a tus clientes a comentar y seguir tus cuentas de redes sociales 
La interacción es la clave del éxito: mientras más estrecha sea la relación que tengas con tus clientes, más ganancias obtendrás. Es por esto que es esencial crear una retroalimentación con los clientes, de modo que ellos sientan que les facilitas la vida (por medio de la información que les proporcionas vía correo electrónico), que pueden confiar en tu marca y, además, que vale la pena invertir dinero en tus servicios/productos.

Deja una respuesta