Falsificación de documentos digitales: cibercrimen de moda

Tiempos de trámites con reducción del 20% en el sector minero, más 56,23 billones recaudos por facturación electrónica durante el año pasado, son algunas de las cifras que diferentes estamentos colombianos han reportado a causa de la migración a la digitalización de documentos; tecnología que también avanza en el sector privado. 

Aunque Colombia ocupa el puesto 59 entre 63 naciones en el IMD World Digital Competitiveness, realizado por el Institute for Management Development (IMD), que estudia la adopción -por parte de los decisores- de entender y gerenciar las transformaciones digitales, este paso sin duda conlleva a tomar medidas de seguridad a fin de blindar la información que pasa del mundo análogo, a los sistemas digitales. 
«Todos los segmentos de la economía están inmersos en esta transformación digital, que trae beneficios de tipo ambiental y productivo; sin embargo, si las empresas y sus colaboradores no toman las medidas necesarias a la hora de digitalizar sus documentos, estos pueden caer en manos de cibercriminales que los pueden falsificar, alterar o modificar», afirma Axel Díaz, abogado senior y especialista en seguridad informática de Adalid Corp. 
Por otro lado, «es fácil saber si la firma es verídica o no, en un documento físico, ya que esta es su vocación y naturaleza, no obstante, a la hora de digitalizarlo se vuelve muy difícil, no se sabe de dónde vino, quién lo volvió digital y mucho menos si la firma que allí aparece es, realmente, la que se puso en un comienzo, eso hace que pierda validez la digitalización y se desconfíe de los mecanismos que ofrece la tecnología», ratifica el experto.

Deja una respuesta