Crea un portafolio de diseño gráfico realmente creativo (incluye 25 ejemplos)

Tu portafolio de diseño gráfico o book de diseño es la presentación de las obras que has realizado a lo largo de tu experiencia profesional.
Cada uno de estos trabajos debe reflejar tu creatividad, estilo, gusto, habilidades y maneras de crear. Piénsalo como una carta de presentación que vas a entregar a una persona desconocida. De la impresión que cause dependerán tus próximos proyectos.
Sí, lo sabemos, esto puede generar mucha presión. Crear un portafolio perfecto puede representar una tarea difícil, pero lograrlo puede traerte más beneficios de los que imaginas, por ejemplo:
Respalda tu experiencia para que el cliente pueda hacer una decisión final.
Da una visión más amplia del tipo de trabajo que haces y las tácticas que empleas.
Ayuda a promocionar tu marca personal y puedes compartirlo con un gran número de personas.
Ya sea que trabajes en una agencia profesional o seas un diseñador independiente, si deseas que más personas conozcan tu trabajo y se interesen en él, entonces necesitas un portafolio de diseño gráfico. En este artículo encontrarás consejos y ejemplos de books de diseño que estamos seguros que te inspirarán.
Cómo hacer un portafolio de diseño gráfico creativo
Plasma tu personalidad
Ofrece una idea radical
Haz de tu portafolio un sitio interesante
Da la bienvenida a tus visitantes de forma peculiar
Piensa que lo simple también es funcional
Usa videos que impacten en quien lo vea
Decide cuáles son tus mejores obras a mostrar
Utiliza fuentes grandes
Muestra diferentes perspectivas de tu trabajo
Decide cuántas obras se van a mostrar en la página principal
Incluye una biografía
Sé breve y directo
Muestra tu portafolio en la plataforma adecuada
Haz que la navegación sea fácil para todos
No olvides incluir todas tus formas de contacto
Crea un portafolio digital y físico
Añade información en cada obra
Agrega imágenes en alta resolución
Mantente cercano a las tendencias y actualiza tus obras constantemente
Muestra tus proyectos terminados
No te agobies si solo tienes proyectos personales
Complementa las fotos de tus obras
Muestra los resultados alcanzados
Usa fotografías reales
Verifica el portafolio final antes de compartirlo
1. Plasma tu personalidad
En cualquier portafolio de diseño gráfico todos quieren decir en qué han trabajado y por qué son los mejores en su ramo. Sin embargo, esta herramienta también debe servir para que el diseñador pueda plasmar su personalidad.
Sabemos que definir un estilo es algo complejo. Para lograrlo, tienes que conocer muy bien quién eres, qué te distingue del resto y, sobre todo, transmitir esta información a quien vea tu book de diseño.
En este ejemplo podemos ver que el diseñador quiso plasmar elegancia y exclusividad. Eligió sus mejores retratos y los dividió en diferentes temáticas, con nombres originales que denotan su personalidad y el tipo de clientes al que desea atraer.
Portafolio creativo de GETZ
2. Ofrece una idea radical 
Ser altamente innovador implica riesgos que un buen diseñador sabe afrontar. Recuerda que si el material a exponer se presta para darle un toque diferente, debes aprovecharlo. En este ejemplo, el diseñador decidió que en su página de inicio solo aparecieran algunos de los logotipos que ha creado en un fondo blanco. Pulcritud total. Este portafolio refleja la seguridad del diseñador en su trabajo, pues no necesita justificar sus obras para comprobar su calidad.
Si das clic en alguno de los logotipos, te dirigirá a otra pestaña en la que, ahora sí, el diseñador ofrece una breve explicación de su trabajo.
Portafolio creativo de Peter Komierowski
3. Haz de tu portafolio un sitio interesante 
El recurso de las animaciones y colores brillantes siempre es una excelente idea. Un detalle que debes considerar: al igual que en este ejemplo, la paleta de colores tiene que ser cuidadosamente seleccionada, ya que debe hacer juego con tus obras y tu personalidad. Y cuando nos referimos a hacerlo interesante, solo haz clic en el book de diseño de Kuon Yagi para admirar los diversos efectos de transición que hacen agradable a la vista su trabajo.
Portafolio creativo de Kuon Yagi
4. Da la bienvenida a tus visitantes de forma peculiar 
Si tienes un gran sentido del humor y crees que tu público meta puede entenderlo, entonces no dudes en recurrir a él. No todos los portafolios de diseño gráfico deben ser serios. Como en el ejemplo anterior, la diseñadora Julie Bonnemoy incluye efectos de transición en los que destaca su colaboración con importantes marcas. Si quieres brindar una gran experiencia de usuario a los visitantes, no dudes en dar a tu portafolio un toque único que refleje lo divertido que es trabajar contigo.
Portafolio creativo de Julie Bonnemoy
5. Piensa que lo simple también es funcional 
Las grandes imágenes acompañadas de colores llamativos suelen ser una gran opción. Étienne Godiard lo tiene muy claro: expone de forma muy sencilla cuál es su especialidad. Y al referirnos con sencillo no sugerimos tan solo desarrollar un book de diseño sobre un fondo blanco. Un buen equilibrio, con tipografías adecuadas e imágenes de calidad hacen una gran diferencia.
Portafolio creativo de Étienne Godiard
6. Usa videos que impacten en quien los vea
No todo tiene que consistir en imágenes, fuentes y colores, pues los videos son una tendencia en aumento. Con este recurso puedes incluir una introducción personal, explicar tu trabajo y describir tus habilidades de manera sencilla pero impactante.
Portafolio creativo de Viggo Blomqvist
7. Decide cuáles son tus mejores obras a mostrar 
Puedes basar tu selección según los proyectos que más elogios han recibido, con los que obtuviste mejores resultados o simplemente porque son tus consentidos. Solo recuerda que las obras tienen que demostrar cuán brillante es tu trabajo, dejar en claro cuáles son tus habilidades y el tipo de trabajo en el que te especializas.
Portafolio creativo de Andre Tacuyan
8. Utiliza fuentes grandes 
El empleo de fuentes grandes, además de que las hace atractivas (siempre y cuando estén bien equilibradas), también facilita la lectura del contenido. Por ejemplo, las tipografías de tipo Serif conducen al visitante a través del texto y reducen el estrés visual. Otro efecto que generan estos tamaños es la sensación de grandeza e importancia del proyecto; en este caso, la presentación de obras en tu portafolio de diseño.
Portafolio de Van Schneider
9. Muestra diferentes perspectivas de tu trabajo
Si tu book de diseño está más enfocado en la ilustración, una buena idea es que destaques, con fotografías de calidad, tus obras completas, el proceso de trabajo, las distintas dimensiones que pueden adoptar y los detalles. Además de crear variedad en el portafolio, esto también muestra las alternativas de uso para los interesados.
Portafolio creativo de Esther Gili
10. Decide cuántas obras se van a mostrar en la página principal 
Para tomar esta decisión es mejor enfocarse en la calidad y no en la cantidad. La idea es que la página principal no luzca saturada o que haya tantas imágenes que puedan estresar al visitante. Lo más recomendable es que se muestren alrededor de 10 trabajos, siempre y cuando sean tus mejores creaciones y refuercen la calidad de tu servicio.
Incluir más de 30 imágenes puede provocar que quien las vea pase las hojas una tras otra, para verlas todas de prisa. Esto le resta fuerza a tus obras.
11. Incluye una biografía
Mostrar tu trabajo en el portafolio de primera mano ya cumple con el objetivo. Pero algo muy importante es que le digas a los demás quién eres. Si bien debes enseñar todo de lo que eres capaz, no está de más que quien visite tu book de diseño conozca tu nombre, de dónde eres, cuáles son tus pasatiempos…
La idea es que hables un poco de ti, pero no como suele exponerse en un currículum vitae. Esto crea una imagen más fresca y relajada de tu persona. 
Portafolio creativo de Melanie Daveid
12. Sé breve y directo 
No todos los portafolios de diseño gráfico deben tener una larga muestra de obras y trabajos. Si eres una persona que gusta de hablar directamente, destácalo. Esto no significa que seas poco creativo o que tu mensaje carezca de interés. Con una buena descripción, un diseño atractivo y un redireccionamiento a las principales redes sociales en las cuales pueden ver tus trabajos lograrás una presentación ordenada y memorable. ¡Tan solo observa este ejemplo!
Portafolio creativo de Marc Thomas
13. Muestra tu portafolio en la plataforma adecuada
Hacer una inversión desde el inicio te ahorrará muchos dolores de cabeza. Considera que si en el futuro deseas mejorar el sitio de tu portafolio, será más complicado, deberás rediseñarlo o el precio será mayor. Tener tu propio sitio web te permite transformarlo justo como quieres y necesitas. Por ejemplo: agregar más de una sección de páginas, integrar chatbots, añadir formularios para los clientes, entre otros elementos.
La ventaja es que hay diversos sitios en los que puedes desarrollar tu portafolio, como WordPress, Wix o Weebly. La primera opción te ofrece una gran gama de plantillas creativas gratuitas y de pago que se adaptan al estilo que quieras darle.
Portafolio creativo de Werkstatt
14. Haz que la navegación sea fácil para todos
Una vez más, lo que predomina es la experiencia de usuario. Es probable que tu portafolio sea muy creativo, hayas jerarquizado perfecto tus obras, la paleta de color que elegiste combina con todos los elementos del book… pero nada de esto servirá si el usuario no puede navegar en el sitio de manera sencilla e intuitiva. Si hay muchas opciones o la carga es muy lenta por la cantidad de elementos, es posible que al usuario no le queden muchas ganas de apreciar todo tu trabajo.
En este primer ejemplo, hay tantas opciones que causan confusión y no se sabe hacia dónde dirigirse.
En cambio, en este segundo portafolio, la navegación es muy fácil y las obras pueden visualizarse sin complicaciones.
Portafolio creativo de Maria Hesse
15. No olvides incluir todas tus formas de contacto
Si el cliente se enamora de tu trabajo, más vale que pueda contactarte a través de distintas formas. Agrega tu número de teléfono móvil o fijo, correo electrónico y redes sociales donde pueda ver más de tus espectaculares obras.
Portafolio creativo de Maria de la Guardia
16. Crea un portafolio digital y físico
Si bien actualmente los diseñadores hacen mayor uso de los portafolios de diseño digitales, no está de más crear uno físico por si se presenta la ocasión de tener una cita personal con algún cliente. Al ser un recurso más costoso porque la calidad de impresión debe ser muy alta, la selección de tus obras debe ser más cuidadosa. Sé muy crítico con tus trabajos y selecciona los que más representan el trabajo que realizas. Otra buena idea es acudir a tus colegas, amigos o familiares para tener diferentes puntos de vista.
Un punto importante es no sobrecargar el portafolio con miles de imágenes, pues verlo será muy tedioso para el cliente. Recuerda obtener una alta resolución de cada una de las obras para que puedan apreciarse bien. La opción de un portafolio físico sigue siendo una idea rentable, sobre todo si eres un diseñador especializado en impresión.
Portafolio creativo de Dominic Erschen
17. Añade información en cada obra
El título, fecha de creación y una breve explicación del proyecto ayudan a que el espectador entienda más las obras. Agregar estos detalles dan la oportunidad de hablar un poco más acerca de las técnicas que utilizaste, briefing, retos y metas alcanzadas, entre otros.
Aquí la descripción de una de las obras:
Portafolio creativo de Patricia Geis
18. Añade imágenes en alta resolución
Este punto no solo aplica para un portafolio fìsico, sino para el digital también. Para cerciorarte de que tenga la mejor calidad posible, acércate a cada una de las imágenes y comprueba que no se vea borrosa. Le darás una buena primera impresión a quienes vean tu book de diseño.
Portafolio creativo de Olga Zalite
Portafolio creativo de Isa Pinheiro
19. Mantente cercano a las tendencias y actualiza tus obras constantemente
Las tendencias de diseño cambian y evolucionan constantemente. Por ello es importante que leas, explores y nunca dejes de aprender. Es necesario que muestres tu dominio de técnicas y el avance de tus diseños, y los enseñes conforme vayas haciendo más.
Portafolio creativo de Tim Householter
20. Muestra tus proyectos terminados
Si uno de tus diseños ya ha sido publicado o utilizado por uno de tus clientes, muestra la versión final en tu book de diseño. Hacerlo da una mayor perspectiva de cómo puede verse tu trabajo.
Portafolio creativo de Reno Carrillo
21. No te agobies si solo tienes proyectos personales 
Todos empezamos por algo, sea cual sea nuestra especialidad. Si eres un diseñador principiante, no te preocupes. Seguramente ya has creado diseños con los que puedes formar tu portafolio de diseño. Cuando estés seguro de que tienes las obras adecuadas, agrega el título y la descripción. No te olvides de mencionar que son trabajos personales; de lo contrario, podrían pedirte pruebas del proyecto finalizado y lo único que lograrás es perder la confianza del cliente.
Portafolio creativo de Glorinés Saá
22. Complementa las fotos de tus obras 
Si quieres dar un toque diferente y versátil a tu portafolio, complementa las fotografías de tus trabajos con imágenes que hagan juego con la intención del diseño. Aporta una idea a los clientes de cómo pueden usar tus obras, o cambia la estrategia y aplícalas en una imagen estática.
Portafolio creativo de Jamie Bartlett
23. Muestra los resultados alcanzados
Un aspecto muy valioso para los clientes que buscan contratar a un nuevo diseñador gráfico es conocer los retos que ha enfrentado y los resultados que ha alcanzado. Ya sea la reconstrucción de un sitio web, el rediseño de un logotipo o toda una campaña, mostrar este proceso es una buena idea. Si tus proyectos han sido exitosos, ¡presúmelos!
Portafolio creativo de Nathalie Jaramillo
24. Usa fotografías reales
Dales a tus clientes la oportunidad de apreciar cómo se vería el resultado final en sus productos, sobre todo si se trata de un diseño integral que va desde la imagen digital hasta el empaque.
Portafolio de Buenaventura Estudio
25. Verifica el portafolio final antes de compartir
En este punto ya puedes respirar. Sí, lo sabemos. Es un viaje lleno de creatividad que seguro te hará sentir un poco mareado. Por ello, antes de compartir tu portafolio con tus potenciales clientes, revísalo una y otra vez y asegúrate de que todo esté bien escrito, las imágenes tengan la mejor calidad, que los enlaces incluidos no estén dañados o mal escritos y que no falte ningún detalle importante a destacar.
Cuando lo termines, trata de darte unas horas de descanso, o incluso todo un día, para que al verlo otra vez notes si hay errores o haya cosas que mejorar. También puedes pedir el apoyo de amigos, colegas o familiares para que lo revisen y te den su retroalimentación. Solo recuerda que las opiniones son subjetivas, así que siempre sé fiel a tu personalidad y a lo que deseas transmitir.
Portafolio creativo de Stacey Uy
Contar con un portafolio de diseño gráfico creativo te permitirá promover tus trabajos y habilidades profesionales para ganar nuevos clientes. Como has podido advertir, existen muchas estrategias y formas en las que puedes crear el tuyo para que luzca original e innovador. Tómate un momento para visualizarlo: ¿cuál es la imagen que deseas mostrar? ¿Cuáles son tus mejores obras? ¿Esos trabajos lograrán impresionar a los clientes en un primer vistazo? ¿Qué colores representan tu tipo de trabajo y personalidad?
No temas ser audaz: haz un intento y otro y otro. Mientras más experimentes con plantillas, colores, imágenes, fuentes y contenido, antes definirás el tipo de book de diseño que deseas mostrar al mundo. Si necesitas más ejemplos como los que te mostramos, entra en Dribbble o Pinterest en busca de más inspiración. De igual forma, hay muchos portales de diseño profesionales donde podrás conocer el trabajo de diseñadores igual de creativos que tú.
Como dijo Laszlo Moholy-Nagy: «El diseño gráfico no es solo una profesión, es una actitud». ¡Ya lo sabes! Demuestra toda la creatividad que llevas dentro y hazle ver a tus próximos clientes por qué eres el diseñador que necesitan.

Deja una respuesta