Zoom: Miles de sus videollamadas quedaron expuestas en internet

Miles de videos personales de Zoom han quedado visibles en la web abierta, lo que pone de relieve los riesgos de privacidad de millones de personas al trasladar muchas de sus interacciones personales a las videollamadas en una época de distanciamiento social. 

Muchos de los videos parecen haber sido grabados a través del software de Zoom y guardados en el espacio de almacenamiento online sin una contraseña. Pero debido a que Zoom nombra cada grabación de video de manera idéntica, una simple búsqueda en línea puede revelar un largo flujo de videos que cualquiera puede descargar y ver. 
Los videos de Zoom no se graban por default, aunque los anfitriones de las llamadas pueden elegir guardarlos en los servidores de Zoom o en sus propios computadores. No hay ninguna indicación de que los videos transmitidos en directo o los videos guardados en los servidores de Zoom sean visibles públicamente. 
Sin embargo, muchos participantes en las llamadas de Zoom pueden sorprenderse al ver que sus rostros, voces e información personal se exponen porque un anfitrión de la llamada puede grabar una llamada de un grupo grande sin el consentimiento de los participantes. El Washington Post no revela la convención de nombres que Zoom utiliza, y Zoom fue alertado sobre el tema antes de que esta historia fuera publicada. 
El descubrimiento de que los videos están disponibles en la web abierta se suma a una serie de preocupaciones sobre la privacidad de Zoom que han llegado a la atención pública a medida que el servicio se convirtió en la alternativa preferida para el trabajo, la escuela y la vida social de las poblaciones en cuarentena. 
La empresa llegó a más de 200 millones de usuarios diarios el mes pasado, frente a los 10 millones de diciembre, ya que la gente encendió sus cámaras para las bodas, los funerales y los happy hours de Zoom en un momento en que se desaconsejan o prohíben las reuniones cara a cara. 
Zoom dijo en un comunicado que “proporciona una forma segura para que los anfitriones almacenen las grabaciones” y ofrece guías sobre cómo los usuarios pueden mejorar la seguridad de sus llamadas. “En caso de que los anfitriones decidan más tarde cargar las grabaciones de sus reuniones en cualquier otro lugar, les instamos a que tengan extrema precaución y sean transparentes con los participantes de la reunión, considerando cuidadosamente si la reunión contiene información delicada y las expectativas razonables de los participantes”, dice la declaración. 
Los videos vistos por The Washington Post incluyeron sesiones de terapia individual; una orientación de capacitación para los trabajadores que realizan llamadas de telesalud, que incluía los nombres y números de teléfono de personas; reuniones de pequeñas empresas, que incluían estados financieros de empresas privadas; y clases de escuela primaria, en las que se expusieron los rostros, las voces y los detalles personales de los niños. 
Muchos de los videos incluyen información de identificación personal y conversaciones profundamente íntimas, grabadas en los hogares de las personas. Otros videos incluyen desnudos, como uno en el que una esteticista enseña a los estudiantes cómo dar una depilación brasileña. 
Patrick Jackson, el jefe de tecnología de la empresa de software privado Disconnect y ex investigador de la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU (NSA), que alertó al Post sobre los datos expuestos, dijo que Zoom podría hacer un mejor trabajo al advertir a la gente que proteja sus videos. Zoom también podría ayudar implementando ajustes en el diseño, como nombrar los videos de manera impredecible para que sean más difíciles de encontrar. 
Jackson encontró los videos usando un motor de búsqueda gratuito en línea que escanea a través del espacio de almacenamiento en nube abierto en línea. Una búsqueda de grabaciones, usando la convención de nomenclatura por defecto de Zoom, reveló más de 15.000 resultados.

Deja una respuesta